Chapecoense y la restauración: lo que tuvo que pasar Alianza Lima en 1987

La tragedia aérea que sufrió Chapecoense enluta al mundo. Gran parte del plantel falleció, episodio similar vivió Alianza Lima en 1987.

Chapecoense y la restauración: lo que tuvo que pasar Alianza Lima en 1987

Chapecoense y la restauración: lo que tuvo que pasar Alianza Lima. (Getty Images)

Más sobre:

Chapecoense

,

Alianza Lima

Es inevitable recordar a Alianza Lima, luego de la tragedia aérea que sufrió el Chapecoense hace un par de días. El humilde club brasileño abrazó la gloria y formó parte de las sorpresas deportivas del 2016, hasta que todo se convirtió en desastre cuando el avión en el que viajaba su delegación se estrelló en Colombia, causando la muerte de al menos 71 personas, entre ellas gran parte del equipo.

Chapecoense: asistente técnico reveló audio enviado por el entrenador Caio Junior

Un 8 de diciembre de 1987, el Fokker AE-560 de la Marina de Guerra del Perú, que transportaba a Lima al equipo Alianza Lima, cayó al mar de Ventanilla y dejó como saldo 43 fallecidos. 16 integrantes del equipo, seis miembros del cuerpo técnico, cuatro auxiliares, ocho miembros de la barra, tres árbitros y seis tripulantes viajaban en la aeronave. Dos historias parecidas, sin dudas.

El dolor para los familiares, amigos e hinchas del Chapecoense aún está fresco. En las calles de Chapecó, las lágrimas brotan con mucha facilidad. Pese a ese entendible ambiente, por el amor al equipo y a los catalogados héroes, también se piensa en una reestructuración. Complicada, de hecho, pero no imposible. ¿Cómo fue ese inicio para el Alianza Lima?

“Todos se pusieron de pie, hasta nuestro más encarnecido rival se puso de pie”, explica Alex Berrocal en declaraciones para BBC Mundo. El citado personaje era el coordinador del equipo alterno aliancista. Debía viajar; no lo hizo. “Por razones convenidas en el aeropuerto me bajé del avión y me quedé con un grupo que tenía que entrenar mientras el equipo iba y venía para cumplir su tarea”, agregó.

Gran parte del plantel de jugadores de los íntimos se fue. Alianza estaba en pleno campeonato y se había convertido en el líder tras ganar por 1-0 a Deportivo Pucallpa. Ante ello, el torneo se pospuso. “Optaron por pararlo unos meses para darnos tiempo de rearmar nuestro equipo y abrieron el libro de pases, extraordinariamente, para reforzarnos con algunos jugadores”, cuenta Berrocal.

Una ayuda llegó de parte del Colo Colo chileno, que envió a cuatro futbolistas para que jueguen por Alianza Lima. “Tuvimos que recurrir incluso a futbolistas que habían dejado de jugar y que regresaron a vestirse de corto”, comenta Berrocal. De esta manera, se pudo, en febrero de 1988, continuar el campeonato. “Tuvimos mucha suerte que todo el país nos apoyó y casi fuimos campeones”, explica.

Ni bien se supo del fallecimiento de los integrantes de Chapecoense, clubes brasileños y del mundo decidieron apoyar. En distintos comunicados, informaron que estarían en condiciones de ceder a sus jugadores gratis para que se pongan la camiseta y defiendan al equipo. Gran iniciativa, como sucedió con los íntimos. Por otro lado, los clubes más populares de Sao Paulo solicitaron a la Confederación Brasileña de Fútbol que el ‘Chape’ no descienda en los próximos tres años.

Con el Fokker AE-560, partió una generación brillante de Alianza Lima. Berrocal, incluso, dice que “Luis Escobar, Alfredo Tomassini, Daniel Reyes y José Casanova eran chicos que estaban listos para jugar en otras ligas y lo ideal es que hubiera sido Europa”. Se trataba, entonces, de un grupo de futbolistas que pudo haberle dado no solo más éxitos deportivos, sino ayudado a aumentar las arcas del club.

“Siempre digo que se abrió un bache tremendo, uno generacional, porque antiguamente, en Alianza, los jóvenes miraban hacia arriba y se inspiraban en los futbolistas que ellos querían ser de mayores. Eran como sus espejos y trataban de imitar a los que estaban en la cancha. Y durante cuatro o cinco años no hubo espejos”, relata el coordinador de Alianza de esos tiempos en entrevista al citado medio. Los más chicos debieron tomar la posta. No era el momento adecuado, pero las circunstancias lo obligaron.

Coincidencias a la vista. El Chapecoense se disponía a disputar su primera final de la Copa Sudamericana, ante Atlético Nacional. Pese a que entre su plantilla, no figuraban nombres sobresalientes, por lo hecho en el campo, muchos de ellos, ya habían captado la atención de ojos internacionales. No obstante, mucho se perdió con este lamentable revés.

No pudo evitar el llanto: periodista brasileño recordó a compañero fallecido

LEE TAMBIÉN