El primer extranjero en la historia de Alianza Lima quiso jugar en la Selección Peruana 

El uruguayo Romeo Parravicini fue el primer futbolista foráneo en vestir la camiseta de Alianza Lima. Se ofreció a jugar por la Selección Peruana para el Mundial de 1930 sin suerte.

Pelota de Trapo

Romeo Parravicini fue futbolista-entrenador en su paso por el Perú. (Fotos: USI / Diseño: Marcelo Hidalgo)

Romeo Parravicini fue futbolista-entrenador en su paso por el Perú. (Fotos: USI / Diseño: Marcelo Hidalgo)

Alianza Lima se alistaba para su primera gira internacional. Costa Rica esperaba al plantel blanquiazul, que prometía brindar lo mejor de su fútbol. Para un mejor espectáculo, los aliancistas se reforzaron con algunos futbolistas de otros clubes, y así, sin querer, 'ficharon' al primer foráneo de su historia.

De Montevideo hasta Lima

Romeo Parravicini era un valuarte en el Circolo Sportivo Italiano. El uruguayo había jugado en su selección (1) y también desempeñaba como entrenador. La misma Federación Peruana de Fútbol lo felicitó en 1926 por su ayuda al dirigir a futbolistas nacionales (2).

Pelota de Trapo

Romeo Parravicini jugando por el Circolo Sportivo Italiano en 1926. (USI)

Romeo Parravicini jugando por el Circolo Sportivo Italiano en 1926. (USI)

A inicios de 1927, Atlético Chalaco realizó una gira por Costa Rica, y no dudó en 'reforzarse' con Romeo Parravicini. Así, el charrúa tuvo su primer contacto con esas tierras. Alianza Lima también programó una gira allí para enero de 1928. El conjunto íntimo también sumó al half (3) para el largo viaje en el vapor Orazio. 

La primera vez que un futbolista extranjero visitó la camiseta blanquiazul fue en enero de 1928. El uruguayo Romeo Parravicini pasó a la historia del club de La Victoria al ser su foráneo debutante. 

Pelota de Trapo

El uruguayo con camiseta del Combinado de Lima en 1927. (USI)

El uruguayo con camiseta del Combinado de Lima en 1927. (USI)

¿Parravicini selección?

La Selección Peruana se preparaba para el primer Mundial de la historia, en 1930. El español Francisco Bru, recién llegado a nuestro país, tenía menos de un mes para elegir a los futbolistas. En sus primeros días, vio un partido en el que Romeo Parravicini jugó, pero ni lo mencionó en sus comentarios (4).

Unas semanas después, Romeo Parravicini contó que le gustaría jugar el Mundial con la Selección Peruana y que, incluso, colgaría los chimpunes luego de hacerlo. En el reglamento del torneo no había ningún impedimento que lo haga, pero Paco Bru nunca lo convocó. 

Lo único que tuvo Romeo Parravicini para conformarse fue ser parte del Combinado de Lima en 1927, además de ser voceado como el primer entrenador de la Selección Peruana ese mismo año (terminó siendo asistente de su compatriota Pedro Olivieri). 

Pelota de Trapo

Los hinchas mandaban cartas a los periódicos pidiendo la convocatoria de Parravicini a la Selección Peruana. (Diario La Crónica)

Los hinchas mandaban cartas a los periódicos pidiendo la convocatoria de Parravicini a la Selección Peruana. (Diario La Crónica)

Años después, Romeo Parravicini se convirtió en el primer entrenador de la selección de Panamá. Según medios de ese país, el uruguayo ayudó para la mejora y evolución del fútbol panameño gracias a sus técnicas y plan de trabajo.

(1) Romero Parravicini jugó dos partidos amistosos en su selección: Uruguay 1-0 Argentina (15.11.1924) y Argentina 1-0 Uruguay (04.01.1925). Era futbolista de Montevideo Wanderers.

(2) Boletín de la FPF publicado el 23 de abril de 1926:
"2.- Otorgar un voto de simpatía y reconocimiento a los señores (...) Romeo Parravicini, (...) quienes han ofrecido sus servicios desinteresados para dirigir el entrenamiento de los jugadores nacionales".

(3) Alianza Lima también se reforzó con el arquero Jorge Pardón (Circolo Sportivo Italiano) y el defensa Alfonso Saldarriaga (Atlético Chalaco).

(4) Romeo Parravicini jugó para el combinado 'Circolo-Tabaco' que perdió ante el 'Chalaco-Hidroaviación'. Luego del partido, Bru habló sobre Pasache, Saldarriaga, Moronte y Arana. (El Comercio, 04 de mayo de 1930).

Comentarios