Arranquemos el análisis con el diseño del Matestation S. El color Space Gray lo hace muy ejecutivo y eso que hablo tanto del CPU como el teclado, la pantalla y el ratón. Las dimensiones del case me parecen las adecuadas si es que tienes un escritorio pequeño como el mío y lo mejor es que solo pesa 4.2 kilos.

Un detalle es que el manual no dice nada sobre si puedas o no echarlo, una opción cómoda para ahorrar espacio en el escritorio. Consulté con y me dijeron que “no hay una contra indicación al respecto” y que el MateStation “no esta diseñado para recibir demasiado peso o peso adicional”.

Otra cosa sobre el diseño es la buena cantidad de puertos disponible. Incluso con todos los gadgets básicos instalados, es decir, el teclado y el mouse, te sobran unos tres puertos USB-A para lo que desees. A esto se suma que también tendrás a la mano los puertos VGA, RJ45, el HDMI de toda la vida y un puerto USB-C.

HUAWEI MATESTATION S | Análisis

Si hablamos de la pantalla, las 23.8 pulgadas tipo IPS hacen un buen trabajo. El brillo máximo es el adecuado incluso con la luz de la ventana apuntando directamente al panel. La resolución 1920 x 1080 y la relación cuerpo-pantalla de 90% hacen que la experiencia sea positiva, más aún si tomamos en cuenta la relación de contraste 1000:1.

Acerca del teclado, la sensación en las manos es agradable y llega a sonar bastante bien como un teclado mecánico. Lo que hay destacar es el inicio de sesión con un solo toque gracias a este botón para la huella digital... y no puedo dejar el Huawei Share, que está en esta tecla Shift y sirve para que enlaces tu smartphone con la computadora, una opción buenísima para que te olvides del cable de datos en la aburrida tarea de copiar y pegar archivos. Lo que sí hay que tener en cuenta es la compatibilidad del smartphone Huawei que estés usando. Y sobre el mouse, pues no hay mucho más que decir, es un mouse óptico y se acabó.

HUAWEI MATESTATION S | Unboxing

Acerca del rendimiento, diría que hay resultados mixtos según para qué necesites la computadora. Si vas a trabajar desde casa, y me refiero a cosas sencillas de oficina y nada de diseño pesado, las prestaciones del Huawei Mate Station S son más que suficientes al tener 8 GB de memoria RAM, 256 GB de almacenamiento tipo SSD y una tarjeta gráfica AMD Radeon. Es más el procesador es Ryzen 5 4600G.

La cosas ya son otras si hablamos de programas de diseño gráfico muy pesados. Lo recomendable sería acudir a los sistemas básicos, nada tan potente y pensar bien si te animas a jugar títulos Triple A. Si lo tuyo es Counter-Strike: Global Offensive, Dota 2, Rocket League e incluso Fortnite con ciertos ajustes gráficos no deberías tener problemas.

De igual forma, el Matestation S permite instalar más RAM, cambiar el SSD preinstalado por un almacenamiento de mayor capacidad e incluso añadir una tarjeta gráfica como una GeForce GT 1030 o Radeon RX 550. Ten en cuenta que si piensas tunearla deberás considerar la capacidad de la fuente de alimentación. Caso contrario, estarías invirtiendo de más por lo mismo.

Ya para acabar, una mención honrosa al PC Manager con información detallada sobre el rendimiento de la computadora. También puedes acudir a la plataforma para actualizar todos los drivers del sistema de manera automática.

Escucha Dale Play en y . Sigue el programa todos los domingos en nuestras plataformas de audio disponibles.

TAGS RELACIONADOS