Alonso Wong, el judoca nacional que busca su clasificación a Tokio 2020 en medio de combates en el tatami y clases virtuales. (Difusión)
Alonso Wong, el judoca nacional que busca su clasificación a Tokio 2020 en medio de combates en el tatami y clases virtuales. (Difusión)

Prender la laptop, atender las clases, luego ponerse judogi (vestimenta para el judo) y salir al tatami a entrenar o competir. Esa es la rutina de . El judoca de 27 años se divide entre los estudios y su gran objetivo de clasificar a los .

En Río 2016, Alonso lo intentó, pero no le alcanzó; sin embargo, ahora está cada vez más cerca del ansiado boleto. Si bien su prioridad es la clasificación a Tokio, tampoco descuida su carrera universitaria (estudia Ciencias de la Actividad Física y Deporte).

Dividirse entre estudiar y ser un deportista calificado le ha pasado facturar varias veces: ha tenido que faltar a clases, pero los profesores han sido flexibles con él. Saben que a poco de que cierre la clasificación (28 de junio), Alonso Wong acaricia el sueño de ser olímpico.

Depor conversó con el judoca nacional, quien viene de quedarse con la medalla de plata en el Panamericano de Judo en Guadalajara, México. Un resultado que le sirve, y mucho: cada victoria, cada torneo es crucial para seguir sumando puntos en el ranking.

Vienes de ganar una medalla de plata en el Panamericano en México, ¿cómo calificas tu participación?

Estuvo bien, estar en la final de un Panamericano me da bastantes puntos de cara a los Juegos Olímpicos. Me quedé muy cerca de la ansiada medalla de oro, volví a perder contra mi rival de los Juegos Panamericanos, el cubano Magdiel Estrada, pero esta vez la pelea fue mucho más reñida, faltaban dos segundos cuando me marcó wazari, pero fue porque yo arriesgué para poder intentar lanzarlo antes de que empiece el tiempo suplementario, pero son cosas que pasan. Estoy contento, porque corto una mala racha y esta medalla me ayuda anímicamente para sobreponerme y estar preparado para lo que se venga, el Gran Slam de Rusia y el Mundial que es en junio, ahí se define todo. Ahora me estoy recuperando de una lesión rodilla. En la final tuve una extensión de ligamentos en la rodilla izquierda y estoy ahora en plena recuperación.

Ya estamos cerca de los Juegos Olímpicos, ¿cómo te encuentras teniendo en cuenta que estás cerca de clasificación, como en Río 2016, pero esa vez no pudiste ¿Qué cosas cambiaron en ti desde aquella vez?

Primero que he madurado tengo mucha más experiencia. Ya soy mayor, he competido mucho más, ya sé mis partes vulnerables y mis fortalezas para competir, hay que saber manejar los tiempos, cuidarme físicamente, controlar bien el peso. Ese fue mi problema para Río 2016, yo antes era -66 kilos y me costaba dar ese peso. Mi federación recién me dio el visto bueno un año antes de los Juegos Olímpicos para cambiar a -73 kg, quizá por eso no me dio el tiempo de poder hacer todo el puntaje posible para clasificar. En 2016, era mucho más joven, ahora soy experimentado, controlo mejor los tiempos de competencias, sé los momentos donde debo descansar para que mi cuerpo se recupere por completo, porque pasan los años y el cuerpo no es el mismo. Ese es el mensaje que me quedó en cuatro años.

En esta última etapa de la pandemia, tú has sido uno de los pocos deportistas que ha tenido más actividad, porque radicas en Estados Unidos. ¿cómo ha sido esa preparación allá?

Son sacrificios que hacen los deportistas de alto rendimiento, si realmente quieren llegar lejos, deben sacrificar muchas cosas: la enamorada, la familia, los estudios, esforzarse al doble. Si bien he entrenado de manera individual en la pandemia, mi deporte es de contacto, necesito contacto, hacer lanzamientos, combates, y eso es lo que volví a recuperar cuando fui a Estados Unidos, más cuando estuve en Miami, entrenando con un equipo, estudiaba de noche para mantener las buenas notas, no tenía ninguna distracción, pero es un sacrificio que me pongo, sé que este esfuerzo va a tener recompensa, así se hace el campeón, a través de sacrificios y fuertes entrenamientos.

Me comentas que también estás estudiando, ¿cómo es estudiar y tener que entrenar para clasificar a Tokio? ¿Cómo es tu rutina?

Para empezar, tengo que poner prioridades, la primera es clasificar a los Juegos Olímpicos, eso no hay duda, después los estudios, estoy llevando cuatro cursos (en la USIL), mi universidad me apoya, soy uno de los embajadores. Tuve una práctica y entregar dos trabajos durante mi viaje a México. Por ejemplo, el día que competí tenía un examen de Inglés Avanzado, y lo he dado recién, porque no pude darlo ese día, porque tenía que competir. En la universidad, me apoyan, me justifican mis faltas, me ponen una fecha nueva para entregar algún trabajo, práctica o examen. Llevó cuatro cursos, y dos de ellos son complicados, pero ahí le estoy dando, también me apoyo de mis compañeros o de gente que sepa del tema para poder también tener un poco más de agilidad en mis tareas.

Alonso Wong se mantiene en zona de clasificación a Tokio 2020 por la vía de la cuota continental. (Captura)
Alonso Wong se mantiene en zona de clasificación a Tokio 2020 por la vía de la cuota continental. (Captura)

¿Te ha ocurrido que en pleno viaje o ingresar al tatami, has agarrado tu laptop para entrar a clases? ¿Te has levantando un poco más temprano para estudiar o algo parecido?

Sí claro, pero el día que compito o el día de mi pesaje, me encargo del judo, ni siquiera entro a las clases, mi prioridad es el judo. El miércoles que fue mi pesaje, entré a mi clase de Química Aplicada, pero a la siguiente de Metodología e Investigación ya no entré, porque me tenía que pesar y al día siguiente no entré a ninguno porque ya estaba enfocado en el judo, trataba de ver videos motivacionales. Me pasó en México una vez que tenía tarea, entré a mi clase y en mi última clase me quedé dormido, y mi compañero de cuarto me tomó una foto durmiendo con la laptop, porque fue después de la competencia (risas).

Luego de quedarte con la medalla de plata en el Panamericano de Judo, ¿cuáles son las formas de clasificación que estás manejando?

Hay dos maneras de clasificar, el ranking directo que son los 18 mejores del mundo y ranking continental, que es el mejor del país. Si mañana fueran los Juegos Olímpicos, habría dos peruanos, Juan Postigos y yo, esperemos que sea así y hacer historia, que el judo peruano lleve más de un integrante a los Juegos Olímpicos. De momento, yo estoy con la cuota continental, que es la que le entrega el continente al país. Mi otro compañero está de manera directa. Depende también, porque en mi categoría hay mucha más gente, como mil que disputan esos cupos y solo van 29 o 30 competidores, contando el país sede (Japón). Realmente, ahora tengo la cuota, lo único que tengo que hacer es seguir sumando todos los puntos posibles, no hay un techo. Es como la clasificación a las Eliminatorias, tienes que sumar todos los puntos posibles y en la última fecha se decide qué selecciones van.

Teniendo en cuenta que en las últimas ediciones han estado Carlos Zegarra (Beijing 2008) y Juan Postigos (Londres 2012 y Río 2016), ¿cuán importante es para ti ser parte de la historia del judo peruano en los Juegos Olímpicos?

Para mi es mi vida, es lo que más quiero en mi vida, es muy importante para mí, ser olímpico algo que he soñado desde niño.

En cuanto a eventos, ¿cuáles son tus próximas paradas?

Solo quedan dos más: el Grand Slam de Rusia en mayo (la próxima semana) y el Mundial en junio. Justo competiría un día antes de mi cumpleaños (9 de junio), así que sería un gran regalo de cumpleaños si obtengo la clasificación definitiva.

De cara al futuro, ¿cómo ves al grupo que se está formando en la selección nacional de judo?

Con los mismos sueños y objetivos de estar en los Juegos Olímpicos, para unos es más difícil que para otros, pero lo importante es intentarlo. La mayoría es de mi edad o menor, quizá los más veteranos son Juan Postigos y Yuliana Bolívar, de ahí sigo yo y Dilmer Calle. De ahí, los demás son más jóvenes, como Yuta, Luis Ángeles, Brillith Gamarra, esa es la camada que va a seguir para el próximo ciclo olímpico, en el que yo voy a hacer la cabeza, porque yo seguiré un ciclo olímpico más hasta París 2024. Todos tienen ese deseo de ser olímpicos, esperemos que para los próximos Juegos Olímpicos hayan más participantes para el país.

Alonso Wong se quedó con la medalla de plata en Lima 2019. (Foto: Federación Peruana de Judo)
Alonso Wong se quedó con la medalla de plata en Lima 2019. (Foto: Federación Peruana de Judo)

TE PUEDE INTERESAR