El piloto español (Mini) dejó este miércoles encaminada la consecución de su tercer Dakar al ganar ampliamente la décima etapa del , cuya última parte fue cancelada por las fuertes rachas de viento que impidieron el sobrevuelo de los helicópteros sobre la zona de competición.

Sainz, que partía con solo 24 segundos de diferencia sobre Nasser Al Attiyah (Toyota), sacó casi 18 minutos de ventaja al catarí y casi 12 sobre el francés Stéphane Peterhansel en apenas 223 kilómetros de etapa, el punto donde se canceló el resto del recorrido, que inicialmente era de 534 kilómetros cronometrados.

Así, el madrileño afrontará las dos últimas etapas del Dakar con una ventaja en la clasificación general de más de 18 minutos sobre sus dos principales perseguidores.

Tanto Peterhansel, ganador de la novena etapa, como Al Attiyah, que había finalizado segundo, fueron los dos primeros coches en salir en esta jornada, y en su labor de abrir pista y encontrar el rumbo correcto cometieron un error cuyo beneficiado directo fue Sainz, que salía justo detrás de ellos.

El piloto madrileño optó por no seguir las huellas de los otros dos y encontró el camino correcto para sacar una ventaja que puede ser absolutamente decisiva para el final del rally.

La cancelación de la segunda mitad de la etapa, donde todavía restaban 175 kilómetros por cronometrar, impidió que Al Attiyah y Peterhansel pudiesen recuperar terreno sobre el español.

Tampoco fue un buen día esta vez para el español Fernando Alonso (Toyota), que sufrió un vuelco al atravesar una duna en una zona de espectadores que se encontraba a un kilómetro de la salida de la etapa.

El automóvil de Alonso dio dos vueltas de campana y volvió a quedar sobre las cuatro ruedas, pero sufrió algunos daños como la pérdida del parabrisas, lo que obligó al campeón de Fórmula 1 a detenerse durante más de una hora.

Aunque parecía que iba a esperar al camión de asistencia para hacer algunas reparaciones, el asturiano reanudó la marcha con el objetivo de completar el tramo hasta el punto donde se ha cancelado la etapa.

Alonso se había metido el martes entre los diez primeros de la clasificación general tras cuatro jornadas donde había encadenado una dinámica de terminar las etapas dentro del “top 10”, incluido el segundo puesto de la octava etapa.

El percance sufrido por el ovetense cobra aún mayor importancia al tratarse esta de la etapa maratón, donde los competidores no pueden disponer de sus mecánicos como habitualmente hacen para reparar las unidades y debe ser la misma tripulación la que arregle cualquier avería.

Esta jornada se desarrolló entre el enclave petrolero de Haradh y Shubaytah, una base militar situada cerca de la frontera de Arabia Saudí con los Emiratos Árabes Unidos, en medio del “Cuarto Vacío”, un extenso desierto de 650.000 kilómetros cuadrados prácticamente deshabitado.

El Dakar 2020 se disputa íntegramente en Arabia Saudí, con doce etapas del 5 al 17 de enero y un recorrido de casi 8.000 kilómetros, de los que más de 5.000 son cronometrados, con salida en Yeda, la segunda ciudad más grande del país, y llegada en Qiddiya, una gran ciudad de ocio que se construyera a las afueras de la capital Riad.

FUENTE: EFE

LA PREVIA:


La jornada arrancará este miércoles a las 10:40 de la noche (hora peruana) con la salida de las motos. Los coches saldrán a las 00:10 del jueves.

Dakar 2020 | Horarios de inicio de la Etapa 10

21:40 horas - México

22:40 horas - Perú, Ecuador, Colombia, Estados Unidos (New York, Washington, Florida)

23:40 horas - Venezuela, Bolivia

00:40 horas - Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil, Chile

03:40 horas del jueves - Reino Unido

04:40 horas del jueves - España, Alemania, Italia, Francia

Solo 24 segundos salvaron este martes a Carlos Sainz (Mini) de perder el liderato del Dakar a falta de tres etapas para llegar a la meta final, mientras que Fernando Alonso (Toyota) continuó con su remontada y logró meterse entre los diez primeros de la clasificación general.

Sainz vivió su peor día en este Dakar. Había tenido un rally prácticamente impoluto sin percances serios ni raros hasta este martes, cuando en la novena etapa una rueda nueva pero aparentemente defectuosa se despedazó sin mayor razón tras 100 kilómetros de uso.

Por culpa de ese neumático hecho trizas, sumado a un pequeño despiste al inicio de la etapa, Sainz perdió prácticamente toda la renta que tenía ganada respecto al catarí Nasser Al Attiyah (Toyota), que hace dos días era de diez minutos y ahora se vio reducida a la mínima expresión, solo 24 segundos.

La etapa, disputada entre Wadi Al Dawasir y Haradh, en el sur de Arabia Saudí, se la adjudicó el francés Stéphane Peterhansel (Mini), que empató a Sainz a tres en etapas ganadas en este Dakar y se metió de lleno en la lucha por la victoria del rally, a solo 6 minutos y 38 segundos del español cuando hace dos días estaba a casi 20.

“Ha sido una pena. No ha salido el día como esperábamos, podíamos haber recuperado algo de tiempo y ha sido justo al contrario”, lamentó Sainz al bajarse del coche.

“Es lo que hay, el Dakar es así y mañana habrá que seguir empujando”, dijo resignado el piloto, al que la diferencia de 24 segundos sobre Al Attiyah le parece “anecdótica”.

Para hacerlo más emocionante, los tres pilotos continuarán este miércoles su pelea en la etapa maratón, donde ningún competidor tendrá dispondrá de sus mecánicos y cualquier avería en los vehículos deberá ser reparada por la propia tripulación.

El recorrido de esta etapa será muy exigente para la mecánica, pues tendrá 534 kilómetros cronometrados por el “Cuarto Vacío” de Arabia Saudí, una extensión de 650.000 kilómetros cuadrados de desierto prácticamente deshabitada.

Al llegar a la meta los competidores deberán pasar la noche acampados sobre la arena del desierto, muy cerca de la frontera con los Emiratos Árabes Unidos, y dormirán allí para luego reanudar la marcha de nuevo a Haradh, un enclave ubicado sobre el mayor yacimiento petrolífero del mundo.

Para esta jornada Sainz, que busca su tercer triunfo en el Dakar tras sus victorias de 2010 y 2018, partirá en la quinta posición y su misión será alcanzar a Al Attiyah y a Peterhansel para volver a estirar su ventaja lo máximo posible.

Mejor ambiente se respiraba en el garaje de Fernando Alonso, porque el campeón de Fórmula 1 pasó con muy buena nota su primera etapa del Dakar en la que debía abrir pista y se metió entre los diez primeros clasificados del rally.

El asturiano, bajo la navegación de Marc Coma, fue el coche más avanzado de la caravana en esta etapa y le tocó encontrar el camino, una tarea que hace ir a un ritmo más lento que los de atrás, pero el Toyota Hilux de Alonso acabó en una posición aceptable, noveno de la etapa y a 13 minutos del tiempo de Peterhansel.

Es el cuarto día que Alonso termina entre los diez primeros de la etapa, lo que le ha llevado a estar también en ese “top 10” de la general, del que salió tras la segunda etapa por el accidente en el que perdió dos horas y media para reparar la estructura de una rueda golpeada.

“Creo que merecíamos estar en el ‘top 10’. Estoy contento de estar ahí y ojalá que no lo perdamos en los próximos tres días”, dijo Alonso.

La etapa maratón será para el ovetense una nueva aventura dentro del Dakar, una nueva oportunidad sobre dunas, un terreno que se le acomoda, para conseguir su primera victoria de etapa en el rally que administrará con cuidado porque reconoció que el cansancio comienza a pasar factura.

Las motos reanudaron la competición después de la etapa cancelada este lunes en señal del luto por el mortal accidente que sufrió el día anterior el piloto portugués Paulo Gonçalves, a quien el chileno Pablo Quintanilla, ganador de la novena etapa, dedicó el triunfo.

Sin embargo, Quintanilla, que marcha segundo en la clasificación general, apenas pudo recortar diferencias sobre el estadounidense Ricky Brabec (Honda), que mantiene una cómoda ventaja para ganar su primer Dakar y así romper una racha de dieciocho años seguidos de victorias de motos de la marca austríaca KTM.

En quads el chileno Ignacio Casale logró su cuarta etapa ganada en esta edición del rally y tiene casi en su mano su tercer título tras los conseguidos en 2014 y 2018.

Con información de EFE