La UEFA anuló partidos de selección de junio. Solo así ven viable que las ligas y la Champions se reanuden y terminen. (Foto: AFP)
La UEFA anuló partidos de selección de junio. Solo así ven viable que las ligas y la Champions se reanuden y terminen. (Foto: AFP)

No seremos injustos: las autoridades del fútbol europeo se preocupan por sus jugadores. Definitivamente sí. Y aun si no lo hicieran, el Sindicato Mundial –FIFPro– y las asociaciones nacionales que velan por sus derechos, no permitirían abusos. Pero los dueños del fútbol en el ‘Viejo continente’ están angustiados, desesperados casi. Para seguir ayudando a sus dependientes –empleados en general, no solo jugadores–, necesitan de su principal fuente de ingreso: la ‘tele’. Y para ingresar los pagos de la TV, necesitan jugar.

La teleconferencia celebrada el miércoles por el presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, y los secretarios de las 55 federaciones, arroja esa conclusión. La se puede postergar, los partidos de selecciones también. Pero dar por concluidas las ligas –pese a que no falta tanto, entre 10 y 13 fechas– o anular la esta temporada, imposible.

No por razones deportivas –sería irracional invalidar la Premier, con el Liverpool a tiro de campeón–, sino comerciales. Si no hay competiciones, no hay pagos por derechos de transmisión. Según Marca, la economía de las cinco grandes ligas de Europa ese sostiene en 61% por la TV. El año pasado, la Premier firmó un convenio hasta 2022 por US$ 5.4 billones. En la temporada anterior, el Barza fue el club español que más ingresó por este concepto: US$ 181 millones.

Ignoramos los detalles contractuales de cada competición, pero si la fórmula fuese la más simple (partido televisado, partido pagado), el Barcelona, por ejemplo, perdería US$ 53 millones si LaLiga terminase hoy. Los dirigentes han construido este modelo de fútbol-negocio, pero el sistema ahora se les vuelca encima. Esta pandemia debe hacernos reflexionar sobre mucho más que salud.

TE PUEDE INTERESAR:

TE PUEDE INTERESAR: