Vinícius Junior está dispuesto a seguir la ruta que en su momento tomó Cristiano Ronaldo para ser el mejor de Real Madrid. El brasileño ha puesto énfasis en el crecimiento de su potencia física dentro del campo, algo que es resultado de un trabajo sin descanso y que quedó en evidencia al compartir parte de su entrenamiento, mientras el resto de compañeros tomaba un merecido lunes de descanso tras recuperar la punta de LaLiga.

Este esfuerzo de Vinicius Junior ha hecho torcer el brazo a Zidane Zidane quien ha busca constantemente un lugar al lado de Eden Hazard o reemplazándolo Lo cierto es que el DT de Real Madrid reconoce el incremento de la potencia del brasileño después de la cuarentena.

Vinicius Junior no solo ha incrementado las horas de trabajo anaeróbico, sino también ha cambiado su tipo de alimentación y lo más importante: se alejó de la vida nocturna. Hoy cuando pisa el área es muy difícil de detenerle y gana todas las carreras a sus rivales. Una situación que decanta en que los compañeros lo busquen para concluir las jugadas. La fortaleza física del brasileño será determinante para Real Madrid, sostenga sus chances de título en la recta final de LaLiga.

El hacedor de la nueva máquina galáctica es Thiago Lobo, preparador físico que llegó procedente de Santos y que en su momento trabajó el físico de Gabigol. Hoy esta al servicio del brasileño y vive en el mismo vecindario de Vinicius Junior y tener mayor facilidad para realizar un trabajo personalizado.

El delantero también ha demostrado una evolución en su juego de cara al arco. Sucedió ante Mallorca, donde falló un remate claro en su primera ocasión, pero luego no perdonó. Una muestra que también esta evolucionando desde la confianza que podría convertirlo en el jugador más desequilibrante del equipo.