No existe deportista imbatible, el tiempo se encarga de crear uno más fuerte que otro. Los Tokio 2020 mostraron la sorpresa que el histórico judoca no pudo acceder a la máxima presea y recibió su segunda derrota en 11 años. De esta manera, solo obtuvo la medalla de bronce como premio consuelo.

El primer puesto fue para el judoca de República Checa Lukas Krpalek quien quedó como líder de la categoría de más de 100kg tras vencer al originario de Georgia, Guram Tushi quien eliminó en semifinales al verdugo Teddy Riner, el atleta ruso Tamerlan Bashaev.

La consigna para Riner en Tokio 2020 era seguir haciendo historia y también evitar perder la racha de combates sin derrotas. El francés cayó en cuartos de final contra el primero del ranking mundial con la maniobra de waza-ari. De esta manera, el campeón olímpico en Londres 2012 y en Rio 2016 no pudo llegar a la hazaña, récord que le pertenece al japonés Tadahiro Nomura, campeón en 1996, 2000 y 2004 en la categoría de -60 kg.

A pesar de caer en cuartos de final, Teddy Riner se repuso para imponerse al japonés Hisayoshi Harasawa mediante un ippon en el Golden Score. La medalla de bronce es su cuarta presea olímpica luego de dos oros y el bronce en Pekin 2008. Luego de ganar expresó: “Claro que hay algo de frustración. Hay que recordar la edad, que tiene su papel. Estoy contento de haber hecho este judo. Es mi cuarta medalla olímpica con 32 años. Durar es difícil”.

Detalle aparte sobre la participación del deportista francés es que arribó a los Juegos Olímpicos Tokio 2020 luego de un 2020 complejo donde perdió en dos ocasiones tras 150 peleas sin perder el invicto. Sumado a ello, sufrió una lesión en la rodilla izquierda que casi lo deja sin oportunidades de disputar la cita olímpica.


TE PUEDE INTERESAR