Pusimos a prueba todos los aspectos del Galaxy A52s
Pusimos a prueba todos los aspectos del Galaxy A52s

Arranquemos con un vistazo al empaque del . En la portada tenemos el teléfono en sí sobre un fondo blanco. En la parte inferior, recién tenemos los primeros datos: se trata del modelo SM-A528B y la presentación es Awesome Black con 128GB de almacenamiento.

Abrimos la caja y damos de lleno con el teléfono. Lo sacamos del empaque y lo primero que sentirás al tacto es el plástico en mate de la parte trasera. Las huellas sí quedas grabadas en caso que expongas el teléfono a la luz, pero por lo demás el diseño es simpático. Las líneas curvas, los bordes plásticos y el peso de 189 gramos sí conjugan bien para lo que ofrece el teléfono. Los biselados se sienten suaves y la caja de las cámaras principales no sobresalen por mucho de la base.

Otras cosas que precisar del diseño son los botones laterales que no traen lector de huella. En la parte inferior, tenemos un altavoz, el puerto USB-C y la toma Jack de auriculares; y en el marco superior, está la ranura para tarjetas SIM. En general, diría que es un teléfono robusto, algo grueso con un acabo simpático.

GALAXY A52S 5G | Análisis y unboxing

Ahora hablemos de la pantalla. El panel Super AMOLED de 6,5 pulgadas tiene un buen rendimiento en cuestiones de colores y contrastes. No olvidemos que es FullHD+ (2400 x 1080 píxeles) y con una tasa de refresco de 120Hz. A esto se suman los 800 nits de brillo, por lo que la visualización está asegurada y esto viene acompañado con un buen sistema de audio estéreo Dolby Atmos. Un plus a este último dato es que el puerto Jack permite cargar el móvil mientras visualizas lo que gustes sin cortar la experiencia.

Respecto al rendimiento, el teléfono cuenta con un procesador Snapdragon 778G de Qualcomm, 6GB de memoria RAM y memoria de 128GB expandible a un terabite con Micro SD. No hay que olvidar también que el sistema operativo es One UI 3.1 basado en Android 11. A grandes rasgos, el rendimiento es óptimo teniendo en cuenta que el procesador se ubica en la gama media-alta. No he tenido problemas a la hora de jugar títulos exigentes ni he experimentado retrasos considerables y el calentamiento no llega a ser un fastidio. Hice la prueba en Geekbench y obtuve 775 en Single-Core y 2714 en Multi-Core. Con esta última cifra, el móvil es superado por el Galaxy S20 FE 5G, pero está por encima del Note 20 Ultra, S20+ y el Xiaomi Poco X3 Pro.

En lo fotográfico, la cámara principal consta de un sensor principal de 64MP, un gran angular de 12MP, un lente retrato de 5MP y un macro de 5MP. En general, el sensor hace un buen trabajo tanto a oscuras como en ambientes luminados. Los colores no se sienten artificiales, aunque ocasionalmente hay cierta saturación. El HDR igual hace un buen trabajo y las distorsiones del gran angular no suponen un problema. Aquí hago la prueba de qué potente es el Modo Noche. Un detalle de este modo es que reduce por defecto la imagen a 12MP.

La selfie, por su parte, cuenta con HDR y la opción de configurar el efecto bokeh. El recorte sí convence, pero no es tan fino como si lo hicieras con las cámaras principales. En lo que sí padece es la oscuridad, porque se pierde la nitidez y el granulado hace aparición.

Acerca de la autonomía, el Galaxy A52s 5G tiene una batería de 4500 mAh y, debido a los 120 Hz de la tasa de refresco, el teléfono alcanza al día y medio de operatividad. Otro punto en contra es el cargador que trae el empaque de 15W, que llena la batería de 0 a 100 en una hora con 45 minutos. Saca la cuenta que con solo 30 minutos de carga llegas a 30%, así que deberás planear bien tus salidas de casa.

Ya con todo esto, dejamos a un lado el teléfono y seguimos revisando la caja. Al fondo detenemos el cargador y el cable de datos. En la otra parte de la caja, hay otro pequeño empaque con el pin para la bandeja y la garantía.

Escucha Dale Play en y . Sigue el programa todos los domingos en nuestras plataformas de audio disponibles.