Un miércoles negro para la . Y es que, debido a la crisis económica originada por el nuevo coronavirus, la empresa de lucha libre ha decidido despedir a 33 de sus trabajadores: 21 son luchadores y los demás son productores, entrenadores, presentadores, comentaristas y árbitros.

Las superestrellas que ya no tienen ninguna relación con el Imperio McMahon son Kurt Angle, Drake Maverick, Curt Hawkins, Karl Anderson, Luke Gallows, Heath Slater, Eric Young, Rowan, Sarah Logan, EC3, Aiden English, Lio Rush, Primo, Epico, Mike Kanellis, Maria Kanellis, Zack Ryder, No Way José, Rusev, Deonna Purrazzo y MJ Jenkins.

“Hemos optado por prescindir el contrato de algunos trabajadores, a los cuales les deseamos los mejores éxitos en el futuro”, reza el breve comunicado que publicó la WWE.

Quienes también están fuera de la compañía son los productores Billy Kidman, Mike Rotunda, Dave Finlay, Pat Buck, Shawn Daivari y Shane Helms; los árbitros Mike Chioda y Scott Armstrong; la entrenadora Sarah Stock; la escritora Andrea Listenberger; el comentarista Jerry Soto y el entrevistador Josiah Williams.

Sin duda, esto ha asombrado a los fanáticos de la compañía. Los luchadores tiene más facilidades de ingresar a otra empresa como AEW o NJPW. Pero, ¿qué pasara con el resto? Lo sabremos, probablemente, en las siguientes semanas.

TE PUEDE INTERESAR