Lewis Hamilton ganó el Gran Premio de Gran Bretaña de F1. (Foto: EFE)
Lewis Hamilton ganó el Gran Premio de Gran Bretaña de F1. (Foto: EFE)

ganó este domingo, con un neumático pinchado, por séptima vez en el circuito de Silverstone y salió del Gran Premio de Gran Bretaña más líder del Campeonato del Mundo de Fórmula Uno.

El piloto de Mercedes encadena tres Grandes Premios consecutivos con victoria, los de Estiria, Hungría y Gran Bretaña, y camina con determinación hacia su séptimo título. En Silverstone arrancó desde la ‘pole’ y mantuvo la primera posición pese a cruzar la meta con el neumático pinchado, en un final absolutamente dramático.

“Hasta la última vuelta, todo iba bien”, expuso el piloto inglés. “Valtteri Bottas -su compañero en Mercedes- estaba tirando fuerte y yo gestionando algo las gomas. Cuando me dijeron que él pinchó, mi neumático parecía que estaba bien. Pero en la recta se ha desinflado, noté un cambio de forma en el neumático y tenía el corazón en un puño. Ya veía cómo se salía la llanta”, relató. “Nunca había experimentado nada así, casi se me para el corazón”.

Lewis Hamilton comentó que por radio le daban una diferencia de 30 segundos con respecto al holandés Max Verstappen (Red Bull), que fue menguando progresivamente. “Pasé de tener 19 a 10 segundos. Me decían 9, 8, 7... así que tenía que pisar el acelerador. Nunca he experimentado nada así en la última vuelta. Casi se me para el corazón”, apuntó.

Hamilton confesó asimismo que estaba “rezando” para llegar a la meta.

“Casi no llego, pero gracias a dios lo hicimos. Quizás deberíamos haber parado cuando vimos estos problemas en Valtteri”, expuso el líder del Mundial de Fórmula Uno.

Fuente: EFE

TE PUEDE INTERESAR