Jáuregui ya entrena en Videna. (Foto: Difusión)
Jáuregui ya entrena en Videna. (Foto: Difusión)

Los meses entre marzo y junio fueron de incertidumbre, algo de fastidio también, por el confinamiento que limitaba su preparación, aunque entendía que la medida era por el bien suyo, de su familia y de la población en general. Pero no eso no alejó a Pilar Jáuregui del sueño de lograr su clasificación a los Juegos Paralímpicos Tokio 2020, aún cuando no tenía claro cómo sellaría su pase. Tiempo después, ella convive con la tranquilidad de volver al rigor internacional para lograrlo.

Mientras entrenaba en la VIDENA, sede administra por el Legado, Pilar Jáuregui recibió una notificación que confirmaba la reanudación del Abierto Internacional de Para bádminton en España, posiblmente a desarrollarse en marzo del 2021. Se trataría de un certamen decisivo para los intereses de la peruana.

Acostumbrada a superar grandes retos, la medallista de oro en los Juegos Parapanamericanos Lima 2019 espera sumar en este torneo con la finalidad de quedar entre las ocho primeras del ránking mundial que se clasificarán directamente a Tokio 2020, aunque asegurar la plaza será un duro reto.

“Si hoy fueran los Juegos Olímpicos, yo participaría. Si todo me sale bien, en España debería ganar y, además, tendría que esperar a que una coreana no me mueva del ránking. Ella, en un inicio, no iba a ir a la competición, pero todo cambió a raíz del coronavirus”, cuenta.

“De todas maneras, daré pelea para ganar una de las dos plazas disponibles. Si bien ocho atletas de single clasifican, seis provienen del grupo de dobles. Y yo no tengo doblista. Por eso, mi pase a Tokio 2020 depende mucho también de lo que hagan las de dobles en este torneo”, explica.

‘Pili’, como la conocen de cariño, nació con una luxación de cadera congénita bilateral, pero fue a los 14 años cuando comenzó a vivir la enfermedad. Ahora tiene 32 abriles y sus ganas de superarse son cada vez más grandes.

Ganar la presea dorada en Lima 2019 y convivir con el recuerdo del aliento incondicional mostrada por la afición peruana, se han convertido en la motivación que necesita Pilar Jáuregui para afrontar cada entrenamiento, precisamente cuando lo hace en una de las sedes de primer nivel remodeladas para los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos.

“Hago ejercicios físicos en el Polideportivo 2, desde las 6:30 hasta las 7:30 a.m. Luego, tomo desayuno, vuelvo al entrenamiento de 8:00 a 10:00 a.m. Por la tarde regreso y me engancho a la sesión, desde las 3:00 p.m. hasta las 4:15 p.m. Finalmente, cierro la jornada con una rutina que va desde las 6:30 p.m. hasta las 8:30 p.m.”, revela.

“Antes de la cuarentena, yo no salía de mi casa. Pero venir a VIDENA fue bastante seguro, porque se cumple con todos los protocolos y se mantiene la distancia social”, finalizó.


TAGS RELACIONADOS