tiene 22 años, pero una biografía de 50. Con esa edad, ya inmortalizó su carrera deportiva. La gimnasta estadounidense es cinco veces campeona mundial y tiene seis títulos nacionales, siendo la única logró tres medallas doradas de manera consecutiva (2013, 2014 y 2015). También tiene un oro olímpico conseguido en Río 2016. Y, claro, va por uno más en Tokio 2020. Si dividimos en disciplinas: ganó cinco torneos mundiales en suelo, tres veces en viga de equilibrio y dos en salto de caballo.

En resumen: Biles tiene en su palmarés 25 medallas en Campeonatos Mundiales, de las cuales 19 son de oro, lo que la convierten en la gimnasta más laureada de todos los tiempos, tanto en la categoría masculina como femenina. Superó al bielorruso Vitali Scherbo, quien terminó su carrera con 23 preseas en los Mundiales.

Además de sus logros, es necesario resaltar sus hazañas. Como la que consiguió el pasado 12 de agosto durante el Campeonato de Gimnasia de Estados Unidos. En su país, Simone no dio un salto hacia la grandeza, sino un doble salto mortal con triple giro. Algo nunca antes visto en la gimnasia artística.

Catalogarla solo de leyenda sería un recurso un poco simple para tratar de explicar lo que ha conseguido a sus casi 23 años (los cumple el próximo 14 de marzo). Biles es una revolución. Primero porque no tiene rival desde su debut en el 2013. Y segundo porque está cambiando su deporte, la gimnasia artística, para siempre.

El ‘Fenómeno Biles’ es casi igual al que provocó la rumana Nadia Comaneci en los Juegos Olímpicos de Montreal en 1976. Ella fue la primera gimnasta en la historia que logró un 10 perfecto. Tenía 14 años y entonces el deporte se transformó: las mujeres empezaron a desaparecer y fueron reemplazadas por las niñas acróbatas.

Una dramática infancia

Simone Biles es famosa por aterriza de pie. Sin embargo, su historia personal está marcada por situaciones propicias para hacerla caer. Hija biológica de Shanon Biles y Kelvin Clemins, dos personas adictas a las drogas y el alcohol, Simone nació el 14 de marzo de 1997 en Columbus, Ohio, y fue la tercera de cuatro hermanos: Tavon, Ashley y Adria.

Cuando tenía tres años, Shanon, su madre, perdió la custodia de sus cuatro hijos debido a las adicciones a las drogas y el alcohol. Durante los siguientes tres años los niños fueron pasando de un orfanato a otro hasta que sus abuelos maternos tomaron la decisión de adoptarla a ella y a su hermana menor, Adria, y las criaron en Houston. “El hecho de que parte de mi familia, mi sangre, viviera con extraños me preocupaba. Así como que mi hija tuviera tantos problemas”, explicó Ronald Biles, abuelo de la gimnasta, en una entrevista con la cadena “NBC”. Por su parte, la hermana de Ronald se quedó con los niños mayores.

“Aunque mi experiencia en los hogares de acogida fue temprana, recuerdo cómo me sentía ignorada. Como si mis talentos no contaran, y mi voz no importara”, escribió la gimnasta el año pasado en una carta abierta publicada por CNN. “Mi camino hacia el éxito comenzó el día en que mi abuelo y su esposa nos adoptaron oficialmente a mi hermana y a mí”, agregó.

Una excursión a un centro de gimnasia cuando estaba en una guardería cambió su vida por completo. Así lo contó la propia Simone en el sitio web oficial de la Federación de Gimnasia de Estados Unidos (USA Gymnastics): “Mientras imitaba a los gimnastas, el entrenador se dio cuenta. El gimnasio envió una carta a casa pidiendo que me uniera al equipo de trampolín o al de gimnasia artística”. Esa experiencia fue el punto de partida en la carrera de la medallista olímpica.

Un hermano con problemas

La vida de Simone Biles no ha sido nada fácil debido a los constantes problemas familiares. Uno de ellos, y el más sonado, fue lo que ocurrió con uno de sus hermanos mayores en agosto pasado. Tevin, de 24 años, fue detenido y acusado de triple asesinato. Tevin es un miembro en servicio activo del Ejército estadounidense. Estaba en la base militar de Fort Stewart, en Georgia cuando fue detenido, ahora se encuentra en la cárcel del condado de Liberty pagando su condena.

“Comiéndome mis sentimientos. No me dirijas la palabra”, escribió la gimnasta en su cuenta oficial de Twitter después de conocerse la noticia de arresto de su hermano mayor. Días más tarde de lo ocurrido, expresó sus sentimientos. “Me duele el corazón por todos los que están involucrados, especialmente por las víctimas y sus familiares. No hay nada que pueda decir para sanar el dolor, pero quiero expresar mis más sinceras condolencias a todos los afectados por esta terrible tragedia”, señaló.

Víctima de abusos

Biles no solo padeció una infancia difícil por lo que vivió con su familia. En enero del 2018 compartió por Twitter que ella fue una de las víctimas de Larry Nassar. El exmédico del equipo olímpico de gimnasia de Estados Unidos fue condenado a 60 años de cárcel por posesión de pornografía infantil y culpable de abusar sexualmente a más de 140 mujeres, entre ellas Simone.

"La mayoría me conocen como una chica feliz, risueña y enérgica. Pero últimamente me he sentido rota y cuanto más trato de apagar esa voz en mi cabeza, más alto me grita. Ya no tengo miedo de contar mi historia. Yo también soy una de las supervivientes que sufrió abusos sexuales por parte de Larry Nassar”, escribió la gimnasta.

Biles afirmó que Nassar se aprovechó de su confianza. “Es un comportamiento completamente inaceptable, asqueroso, y abusivo; especialmente porque vino de alguien en quien me dijeron que confiara", señaló en su declaración. Simone fue más allá en una entrevista que realizó el año pasado y culpó a la Federación de Gimnasia de su país: “Literalmente tenían un trabajo que hacer y no pudieron protegernos”.

Récords y medallas

Simone Biles domina la historia de la gimnasia. La estadounidense ha ganado cinco veces el Campeonato Mundial, pero más allá de eso, es la única gimnasta en la historia que se colgó el pecho tres medallas doradas de manera consecutiva. La primera la consiguió en el 2013 en Amberes, Bélgica. Luego, hizo lo propio en Nanning, China (2014) y Glasgow, Reino Unido (2015). En el 2018 (Doha, Qatar) y 2019 (Stuttgart, Alemania) volvió a colgarse la presea.

En apenas siete años de carrera profesional, la gimnasta ha logrado colgarse en el cuello 25 medallas en torneos mundiales (19 de oro). Por lo cual, se ha convertido en la más laureada de todos los tiempos. Además, es una de las favoritas en a ganar la presea dorada en gimnasia artística en los Juegos Olímpicos Tokio 2020.