Erling Haaland abre el debate: ¿él o Kylian Mbappé? (Foto: Agencias)
Erling Haaland abre el debate: ¿él o Kylian Mbappé? (Foto: Agencias)

Hace unos días el Ullevaal Stadion fue testigo de un enfrentamiento de poder a poder. , de 1.94 metros, se medía cara a cara con uno de los mejores centrales del mundo, de 1.93 metros. ¿El resultado? . “Joder, me has roto el dedo”, le dijo al noruego al finalizar el partido que quedó 1-1. “Es un buen tipo y lo hablamos. No tengo ni idea de cómo sucedió, pero así fue”, comentó el jugador del sobre lo ocurrido.

Lo que pasó esa noche bajo el cielo de Oslo fue una demostración más –la enésima– del poderío que Erling Braut Haaland (Leeds, Inglaterra, Reino Unido, 21 de julio de 2000) carga sobre sus espaldas. No se trata solo de ese delantero que cada fin de semana rompe todos los registros posibles en la Bundesliga, ni de ese aparente juvenil que tiene la responsabilidad de llevar a Noruega a una Copa del Mundo después de 24 años. Él es más que sus goles y toda la industria que se viene generando alrededor de su nombre desde hace solo dos años.

Erling Haaland contó que le fracturó el dedo a Virgil van Dijk. (Foto: Reuters)
Erling Haaland contó que le fracturó el dedo a Virgil van Dijk. (Foto: Reuters)

La primera gran portada

Mientras el mismo Van Dijk estaba levantando la Champions League 2018-19 con el Liverpool el 23 de mayo 2019, siete días después en Polonia, un desconocido Erling Haaland acaparaba todas las portadas deportivas del mundo después de haber marcado 9 tantos en la victoria por 12-0 de Noruega sobre Honduras en el Mundial sub-20. El fútbol hondureño no era precisamente la medida adecuada para darle una real dimensión a tremenda cantidad de goles, sin embargo, el propio Haaland se encargó de disipar las dudas y de convertir ese suceso anecdótico en su carta de presentación.

Desde ese instante el ascenso del ariete ha sido descomunal. Cuando todos empezaron a ponerle el ojo después de dicho Mundial juvenil, ninguno se imaginó que dos años después estaríamos hablando de un jugador valorizado en 131 millones de euros. Por si fuera poco, dejando de lado los fajos de dinero que tendría que desembolsar el club que se lo quiera llevar del Signal Iduna Park, su nombre pasó a acompañar al de Kylian Mbappé como el dueto más capacitado para dominar el deporte rey cuando Lionel Messi y Cristiano Ronaldo se retiren de la élite. Este dato sí no es anecdótico, pues estamos hablando de un futbolista que tiene todo para ser el próximo ídolo de aquellos niños que recién empiezan a comer, dormir y estudiar pensando en un balón.

Erling Haaland apareció en la escena del fútbol por primera vez cuando anotó 9 goles en el Mundial sub-20 de 2019. (Foto: Agencias)
Erling Haaland apareció en la escena del fútbol por primera vez cuando anotó 9 goles en el Mundial sub-20 de 2019. (Foto: Agencias)

El vestuario de la concepción

Nada de lo que ha vivido Erling Haaland durante su precoz carrera ha sido escrito desde la casualidad. Su padre, Alf-Inge Håland, fue un destacado futbolista noruego que vivió sus mejores años en la Premier League y que tuvo que colgar los botines por una penosa lesión. Mientras se despedía de Inglaterra para regresar a Noruega, el pequeño Erling se mantuvo a su lado con la consigna de seguir sus pasos cuando le llegue el momento. Jan Åge Fjørtoft, amigo de toda la vida de Alf-Inge, bromeó alguna vez sobre el vínculo hereditario entre padre e hijo. “¿Cómo va a ser mal futbolista si fue concebido en un vestuario?”, comentó.

Sin ser tan específico como Fjørtoft, creo que Erling Haaland sí nació con el gol entre sus ojos. De otro modo no se explicaría la gran cantidad de recursos que exhibe de cara al arco y fuera del área. A él le encanta anotar goles, pero sobre todo, vive moldeando su juego sobre la marcha de un partido para siempre hacer lo ilógico. Mide 1.94 metros, y si un defensor lo mira antes de marcarlo, pensaría –equivocadamente– que no es capaz de contonearse como una serpiente para demarcar su camino, no solo hacia el gol, sino también hacia una posible asistencia. Su eje de gravedad no se condice con su tamaño, ni explica tanta agilidad en sus movimientos sin balón. “Hay delanteros que buscan espacios ya creados por sus compañeros o por los errores de la defensa. Él es bueno creando espacios por sí mismo”, añade Fjørtoft sobre su ahijado, a quien conoce desde que usaba babero mientras compartía vestuario con su padre en la selección.

Nacido para contradecirnos

A partir de su irrupción silenciosa –pero segura– en el Bryne FK II de la Cuarta División de Noruega, y luego en el plantel principal de la Segunda, a Erling Haaland no le importó ser aún un menor de edad y fue rompiendo cada barrera que se le puso enfrente hasta llegar al profesionalismo con el Molde FK, club que no se sonrojó al pagar 200 mil euros por un púber de 16 años. Ahí se encontró con Ole Gunnar Solskjaer, actual técnico del Manchester United, quien fue testigo de sus primeros 20 goles en Primera División. Curioso detalle: mientras Solskjaer tendrá la misión de dirigir a Cristiano Ronaldo en la recta final de su carrera, también fue el hacedor presencial del despertar de la bestia que podría suceder al portugués en el trono de los mejores goleadores.

Los 200 mil euros que le costó al Molde FK se multiplicaron por pura obviedad y el Red Bull Salzburgo pagó 2 millones para llevárselo a Austria. En la tierra de Mozart, Haaland compuso su propia melodía avivando las gargantas de los hinchas semana tras semana. Desde Dortmund quedaron encantados con el compás de sus goles y decidieron pagar 20 millones de euros para que los más de 80 mil hinchas que copan el Signal Iduna Park disfruten de sus recitales hasta 2024. No obstante, desde aquel fichaje a fines de 2019. Erling Haaland no ha hecho más que hacer que ese desembolso se vea como una ganga. A día de hoy, el escandinavo ha marcado 63 goles en 64 partidos con las ‘Abejas’, arrojando un abrumador promedio de 0.98 anotaciones por encuentro.

Desde que llegó al Borussia Dortmund a fines de 2019, Erling Haaland no ha parado de romper todos los récords posibles en la Bundesliga. (Foto: Agencias)
Desde que llegó al Borussia Dortmund a fines de 2019, Erling Haaland no ha parado de romper todos los récords posibles en la Bundesliga. (Foto: Agencias)

Si nos detenemos a ver minuciosamente el juego de Haaland, nos daremos cuenta que en cada uno de sus despliegues esconde algo. Como lo dije antes: el arte de lo ilógico. Tiene una velocidad que se explica en su tamaño y sus zancadas, pero además posee un freno tan aceitado, que cuando los defensores creen que los va a derribar con su cuerpo, se desliza por la cornisa sin dejar evidencia de su paso. No es que sea un regateador, ni mucho menos un gambeteador que solo sirve para los highlights de YouTube. Su estilo es más cercano al que alguna vez vimos en el mejor Zlatan Ibrahimovic, aunque potenciado por una voracidad instintiva que lo coloca en posición ventajosa para el remate o el pase.

El reto de la constancia

¿Hay alguna duda que nos permita cuestionar el futuro de Haaland? Quizás sí. Cuando los futbolistas que provienen del norte de Europa llegan clímax de su carrera tan temprano, normalmente renuncian a la constancia porque su frialdad los jala hacia esa tranquilidad que no soporta la competitividad. ‘Ibra’ es un ejemplo que se salió de ese molde gracias a su personalidad. Entonces, pues, las ganas de seguir al lado de Mbappé para competir por el trono que quedará vigente seguramente después de Qatar 2022, solo depende del delantero. De momento, si revisamos su comportamiento, podemos predecir que no seguirá con esa lógica de los nórdicos.

No falta mucho para que un equipo ponga más de 100 millones de euros sobre la mesa y se lleve a Erling Haaland del Borussia Dortmund. (Foto: EFE)
No falta mucho para que un equipo ponga más de 100 millones de euros sobre la mesa y se lleve a Erling Haaland del Borussia Dortmund. (Foto: EFE)

Erling Haaland, quién lo diría, ¿no? Su nombre parece impronunciable, pero por obligación y convicción, tendremos que aprender su correcta pronunciación lo más rápido posible. Es “Holand”, según los entendidos. Listo, nada complicado. Ahora nos toca prepararnos para disfrutarlo por muchos años más, pues el dedo fracturado de Van Dijk no será la última noticia que tengamos sobre él.

Recibe : te enviaremos el mejor contenido deportivo, como siempre lo hace Depor.

TE PUEDE INTERESAR