El fútbol es un deporte que te permite cumplir muchos sueños. Entre estos están aquellos que se tejen desde que eres un niño. Uno de los más recurrentes es el de convertir un gol de ‘chalaca’ a estadio lleno en una competición internacional. Ese fue el sueño que cumplió Sergio Junior cumplió el 10 de febrero del 2004 con la camiseta de . Aquella fecha marcó el inicio de la última gran campaña de los celestes en la .

Debutaban por el Grupo 9 recibiendo en el Estadio Nacional a Coritiba de Brasil. A pesar de arrancar el partido con el marcador en contra, el equipo dirigido por Wilmar Valencia terminó dándole vuelta al resultado con un contundente 4 a 1. Esa noche fue inolvidable para el hincha bajopontino, ya que todos los goles fueron de gran factura, sobresaliendo el anotado por el exfutbolista brasileño.

El triunfo ante los brasileños fue el primero de los tres que consiguieron los celestes en la fase de grupos de grupos de dicha edición. Al final de dicha instancia terminaron como líderes del grupo por encima de Rosario Central, Coritiba y Olimpia; clasificando a los octavos de final, donde finalmente quedaron eliminados ante el poderoso Boca Juniors de Carlos Bianchi, cuadro que terminó como subcampeón del campeonato.

En la previa de un nuevo estreno de Sporting Cristal -ante Sao Paulo el próximo martes 21 de abril- en el torneo continental, Depor conversó con Sergio Junior. El exdelantero recordó aquella histórica campaña, destacando la clave del éxito obtenido en la fase de grupos, algo que se desde ese año se volvió esquivo para los del Rímac.

“Hicimos una muy buena campaña. Ganamos los tres partidos en casa y eso creo que es importante si aspiras a clasificar a la siguiente fase. Siempre tienes que salir a jugar con todo para sacar los tres puntos como sea. Esa fue la clave de nuestra clasificación. Estábamos mentalizados en ganar como local. Y así lo hicimos, incluso marcando de 3 a 4 goles por partido”, recordó.

“Al inicio sabíamos que iba a ser muy complicado el torneo. Nunca es fácil imponerse a equipos con historia de Brasil, Argentina y Paraguay. Después de ganarle a Coritiba en el Estadio Nacional y empatar de visita ante Rosario, sabíamos que teníamos todo para clasificar. Éramos un grupo muy fuerte, con muy buenos jugadores y que sobre todo tenían muchos amor por la camiseta de Sporting Cristal. Teníamos la espina del campeonato local 2003 y la copa era un buen torneo para demostrar lo que podíamos rendir como grupo”, acotó el exatacante, que llegó el 2002 a La Florida de la mano de Paulo Autuori.

También reveló que la anotación marcada ante Coritiba terminó significando uno de los goles más inolvidables en los 16 años que jugó al fútbol de manera profesional.

“Fue un partido muy especial, ya que debutábamos en el torneo y empezamos perdiendo. Luego encontramos nuestro juego y volteamos el partido 2 a 1. A mi me tocó marcar el tercero. Cuando el ‘Pato’ Quinteros me puso la pelota en la cabeza y me quedó un poco alta, no pensé en otra cosa que darle de ‘chalaca’. Me salió un golazo, del cual la hinchada habla hasta hoy en día. Para mi fue un honor y un orgullo marcarlo con un club tan grande y lindo como Sporting Cristal”, finalizó.



Recibe : te enviaremos el mejor contenido deportivo, como siempre lo hace Depor.


TE PUEDE INTERESAR