Andrés Sandoval vivió una etapa oscura y gracias al amor pudo superar todo (Foto: Caracol Televisión)
Andrés Sandoval vivió una etapa oscura y gracias al amor pudo superar todo (Foto: Caracol Televisión)

“Llegué hasta un punto en el que dormí dos noches en el Cartucho, pero no viví ahí…. Estaba en una época de autodestrucción muy brava, toqué fondos muy bastos, muy brutales en muchos aspectos”, contó , el actor que interpreta a Juancho en “La reina del Flow”.

MÁS INFORMACIÓN: Carmen Villalobos se veía así cuando debutó en Caracol Televisión de Colombia

El artista en una entrevista con “The Suso’s Show” reconoció que tuvo una vida de promiscuidad, excesos y drogas y alcohol, pero hoy es una historia sobrevivencia y le sirve para ayudar a las personas. Añadió que la gente se sorprende al escuchar que un exitoso actor haya dormido en la calle del Cartucho, una de las más peligrosas de Bogotá, Colombia.

“Hoy entiendo el porqué y era para poder hacer todo el proceso de resocialización que se está haciendo hoy en día junto a mi esposa y mi productora Invia Films, en Colombia y otras partes del mundo, llevando mi testimonio”, agregó el artista paisa.

Andrés Sandoval le contó a Suso que, gracias a esta dura vivencia, ahora ayuda a personas que están pasando por ese proceso de drogadicción y alcoholismo. Este trabajo socia lo realiza con el apoyo de su esposa, quien fue la que lo ayudó a retomar el rumbo de su vida.

“Hoy tenemos historias muy bonitas de cambios, de transformaciones, de aportes sociales, entonces, bacano”, mencionó.

¿CUÁLES FUERON LOS EXCESOS DE ÁNDRES SANDOVAL?

Andrés Sandoval ha contado en otras oportunidades que desde muy pequeño empezó a beber licor y que una vez empezó a tener un poco de fama, los excesos lo sobrepasaron.

“Estuvo a punto de suicidarse dos veces. Pasó de vivir en la calle por la droga y el alcohol, hasta pasar por el Cartucho. También vivió en la promiscuidad, era un hombre de nueve mujeres diarias”, aseguró su esposa Katty hace años en una entrevista a la revista Vea.

En un video en el que contó su testimonio y su cambio, Sandoval reveló que en esa época se tomaba una botella de aguardiente solo todos los días entre semana y cuando llegaba el fin de semana, terminaba por descontrolarse mal, probando todos los tipos de droga que uno podía imagina, incluso ácidos.

Trató de buscar su paz y tranquilidad en la meditación, con chamanes y en diferentes religiones. Su camino fue duro, intentó saltar de un edificio y contarse las venas, sufrió accidentes de tránsito y se peleaba en la calle por cualquier motivo y pasaba de prostíbulo en prostíbulo en busca de mujeres. Finalmente, luego de tocar ese profundo pozo, el testimonio de amor de su esposa, lo acercó a Dios, a través de la iglesia Católica, y llegó un gran cambio. Forjaron una productora, es un orgulloso padre de familia y un respetado actor. Una historia de salvación.