Tras el último sismo ocurrido en Michoacán, la comunidad científica ha mostrado su preocupación por la que podría causar un terremoto de gran magnitud. Esto ha causado la curiosidad de muchos en México y Estados Unidos por lo que en esta nota te contamos de qué se trata, por dónde pasa y por qué la población debe estar alerta ante cualquier emergencia en esta zona.

Existe una preocupación constante por la Falla de San Andrés, ya que se tienen registros previos de actividad sísmica cada 150 años aproximadamente, cuando ahora, ya han pasado 300 años sin que esta parte haya tenido movimiento, lo que sin duda representa una acumulación de energía que al momento de liberarse podría desatar uno de los terremotos más destructores de la historia.

¿Qué es la falla de San Andrés?

Es una falla transformante continental que discurre por unos 1300 km a través del estado de California, en Estados Unidos y Baja California, en México. Forma el límite tectónico entre la placa Norteamericana y la placa del Pacífico y su desplazamiento relativo es horizontal dextral (direccional derecho). Esta falla es famosa por producir grandes y devastadores terremotos. El sistema está compuesto por numerosas fallas o segmentos. El sistema de fallas de San Andrés termina en el golfo de California.

Falla de San Andrés: ¿por qué preocupa a los científicos?

Los científicos aseguran que ocurrirá un terromoto al que llaman ‘The Big One’ y esperan que suceda en California, por la falla de San Andrés. Se calcula que tenga una energía superior a 8 en escala de magnitud de momento.

Se dice que este terremoto tendrá una magnitud superior a 8,1 y durará de 3 a 5 minutos. Dicen que las consecuencias serían catastróficas; desatando un tsunami que iría y vendría durante 24 horas, con una masa que sería 2 veces mayor a la que afectó a Chile en 2010.

Se estima que el terremoto ocurra a lo largo de la falla de San Andrés, por lo que el epicentro se situaría cerca de Springfield y que desde ahí las ondas sísmicas se propagarán hacia el norte de todo Estados Unidos, afectando también al sur del estado. Así, se sentirá en San Diego, Oceanside, Los Ángeles y las regiones cercanas, afectando más a Los Ángeles donde las ondas quedarían atrapadas por las condiciones del suelo.