Un espejo de baño. (Foto: Pexels)
Un espejo de baño. (Foto: Pexels)

Entre las tareas del hogar más difíciles y odiadas por muchos está la de limpiar los cristales de la casa, entre ellos los espejos. Ahora, en el caso de los que están ubicados en el baño suele haber un problema añadido: que se empañan después de una ducha caliente.

MÁS | La fórmula secreta para quitar las manchas de lejía de la ropa

Pero no te preocupes, es posible evitar que el espejo del baño se empañe y todo con unos sencillos . Hoy te contamos cómo lograrlo con productos que puedes encontrar en casa.

Cómo limpiar los espejos del baño

Es fundamental tener en cuenta que para limpiar los espejos del baño lo primero que hay que hacer es quitar las manchas de suciedad con un paño de microfibra.

Luego, el mejor producto para limpiar el espejo será el alcohol. Solo hay que humedecer un paño con un poco de alcohol y frota en los restos de suciedad que pueda haber en el espejo. Finalmente vuelve a pasar el paño de microfibra para pulir la superficie.

En el caso del resto de espejos de la casa, será una mezcla de agua, jabón y vinagre blanco lo que necesitaremos. Aplícalo con papel de periódico. Como alternativa al vinagre, se puede optar por el zumo de limón.

Un espejo de baño. (Foto: Pexels)
Un espejo de baño. (Foto: Pexels)

Cómo evitar que los espejos se empañen

Entre los trucos caseros para evitar las manchas en los espejos es importante evitar usar productos hechos con solventes, luego habrá que limpiar los espejos por secciones y en un solo sentido.

Una vez limpios suele ocurrir, especialmente en los espejos del baño, que una ducha estropea lo limpiado. Para evitar que se empañen, el truco definitivo consiste en incluir en esta rutina de limpieza la espuma de afeitar. Sí, espuma de afeitar. O en su defecto, cera para auto.

Para evitar que se empañen los cristales del baño te recomendamos que sigas estos sencillos pasos:

  • Coloca un poco de espuma de afeitar en el espejo. Si lo prefieres, también puedes aplicar la espuma directamente en el trapo.
  • Refriégalo poco a poco con un paño hasta eliminar todo resto de espuma.
  • Ahora solo queda ducharse y comprobar que el espejo ya no se empaña.

TAGS RELACIONADOS