Sebastián Villa había estado en el ojo de la polémica en Boca Juniors por una supuesta indisciplina con los jugadores Carlos Zambrano y Edwin Cardona. (Foto: Getty Images)
Sebastián Villa había estado en el ojo de la polémica en Boca Juniors por una supuesta indisciplina con los jugadores Carlos Zambrano y Edwin Cardona. (Foto: Getty Images)

Todo es paz en . Tras la consecución de la ante , los futbolistas del ‘Xeneize’ viven horas de algarabía y tranquilidad, especialmente porque este título les ayuda a apaciguar los malos ánimos tras quedar relegados en la Liga Profesional Argentina y ver cómo River Plate se proclamaba campeón. Uno de los más felices es , quien hace unas semanas estaba más fuera que dentro del cuadro de La Bombonera.

Sucede que en la celebración del titulo de este último miércoles, el atacante colombiano estuvo celebrando muy a gusto con Juan Román Riquelme, vicepresidente de la institución y una de las cabezas fuertes en las decisiones deportivas del club.

Esto haría pensar una sola cosa: que los líos y asperezas con la directiva se han resuelto. Como se recuerda, Villa estuvo involucrado en un supuesto acto de indisciplina junto a su compatriota Edwin Cardona y el peruano Carlos Zambrano. Incluso, tras descubrirse este hecho a través del diario ‘Olé’, Sebastián Battaglia quedó mal parado al querer encubrirlos con una “intoxicación”.

La posible salida del exjugador del Deportes Tolima siempre fue una duda constante que aparecía cada vez que volvían los cuestionamientos a su compromiso con Boca. Esta imagen con Román, abrazados junto con la Copa Argentina, sería una señal de que su renovación no está tan lejos como se creía. O en el peor de los casos, de darse su partida del fútbol argentino, sería en los mejores términos.

Sebastián Villa junto a Juan Román Riquelme tras la obtención de la Copa Argentina. (Foto: Sebastián Villa)
Sebastián Villa junto a Juan Román Riquelme tras la obtención de la Copa Argentina. (Foto: Sebastián Villa)

Otra copa para la vitrina

Boca Juniors se consagró campeón de la Copa Argentina al vencer por 5-4 en la definición por penales a Talleres, luego de igualar 0-0 en los 90 minutos de la final disputada este miércoles.

Para Boca, se trató de su cuarta coronación en la Copa Argentina, luego de los títulos ganados en 1969, 2012 y 2015, y a la vez, la decimoquinta copa nacional de su rico palmarés, y también es el primer título para el novel entrenador Sebastián Battaglia.

Salvio anotó el último penal para la victoria de ‘Xeneize’, mientras que el arquero Agustín Rossi atajó el penal decisivo a Héctor Fértoli.

Ante unos 30.000 espectadores que acudieron a la finalísima en Santiago del Estero, Talleres y Boca protagonizaron un encuentro de nivel menos que discreto, con poquísimas llegadas a las áreas, y una actuación más consistente de parte del equipo cordobés, mientras que el ‘Xeneize’ dependió casi en exclusiva de sociedades esporádicas.


Recibe : te enviaremos el mejor contenido deportivo, como siempre lo hace Depor.


TE PUEDE INTERESAR