Romain Grosjean se quitó el vendaje para mostrar cómo quedó su mano izquierda. (Foto: Instagram)
Romain Grosjean se quitó el vendaje para mostrar cómo quedó su mano izquierda. (Foto: Instagram)

vivió uno de los momentos más complicados de su vida el pasado 29 de noviembre, durante el Gran Premio de Bahrein. El piloto de sufrió un impactante accidente que le dejó múltiples lesiones y quemaduras, pues salió envuelto en una bola de fuego tras abandonar el monoplaza que conducía.

Un mes y medio más tarde la terrorífica escena, el francés se ha ido recuperando lentamente de los golpes sufridos en sus tobillos y pies. Pero, sobre todo, de las quemaduras en su mano izquierda. De hecho, este martes compartió un par de imágenes en Instagram para mostrar cómo ha quedado esa parte de su cuerpo.

“¡Mis manos están de regreso y Petrus (su gato) no está muy triste por eso! Todavía no es bonito, así que no deslice el dedo hacia la derecha si no tiene ganas”, advirtió el piloto de 34 años que aparece con su mascota en la primera postal y en la segunda, tal como adelantó, dejó ver la mano izquierda con las heridas camino a la cicatrización.

La mano derecha no tiene secuelas considerables, pero la otra todavía continúa en proceso de rehabilitación. Es más, los fanáticos de Grosjean le animaron en los comentarios del post colgado en Instagram. “Me alegra ver que estás mejorando” o “estoy seguro de que estás feliz de tenerlas a ambas incluso con las cicatrices”, indicaron.

Romain Grosjean y el mal recuerdo del accidente

Cinco días después del GP de Bahrein, Romain brindó una entrevista a Canal+ de Francia y narró todo lo acontecido. Lo recuerdo todo. “Recuerdo el golpe y, a pesar de las cifras impactantes de 53G (de fuerza del impacto), a mí no me pareció tan violento. Recuerdo desabrocharme el cinturón, intentar salir del coche y no poder porque estaba atascado”, arrancó.

Y añadió: “Pensé que tal vez podía estar bocabajo y que ya vendrían a por mí sin problema, así que me volví a sentar. Esperé un poco, miré a mi derecha y vi un color naranja muy fuerte, pero al principio no entendí lo que pasaba. Luego me di cuenta de que era fuego, intenté salir por la derecha, pero no pude; intenté salir por la izquierda y tampoco, así que me volví a sentar”, cerró Grosjean.

TE PUEDE INTERESAR



TE PUEDE INTERESAR: