Mick Schumacher no ha conseguido sumar ni un solo punto en lo que va de la temporada 2021 de la Fórmula 1. (Foto: Agencias)
Mick Schumacher no ha conseguido sumar ni un solo punto en lo que va de la temporada 2021 de la Fórmula 1. (Foto: Agencias)

En la historia del deporte, ser ‘el hijo de’ no significa que el talento se transfiera por los genes de manera automática. Son muchos los factores que influyen para que el primogénito destaque con luz propia o fracase en el intento, desenvolviéndose casi siempre bajo la sombra de su antecesor. Este es el dilema que afronta , hijo del heptacampeón de , , quien este 2021 debutó en el ‘Gran Circo’. A diferencia de otros casos, el ascenso del alemán se ha visto justificado por sus éxitos previos. Sin embargo, es imposible no pensar en su padre al ver su apellido entre los corredores.

El estreno estelar del piloto de 22 años se dio en el como miembro de la escudería Haas, , otro debutante. A diferencia del ruso –quien no duró ni treinta segundos en la pista–, ‘Mick Jr.’ completó la carrera en la décima sexta posición, un resultado aceptable tomando en cuenta que era su primera fiesta en el máximo circuito tras pasar con nota aprobatoria por la Academia de Pilotos de Ferrari.

Mick Schumacher llegó al máximo circuito automovilístico después de haber campeonado en la Fórmula 2 del año pasado. (Foto: Agencias)
Mick Schumacher llegó al máximo circuito automovilístico después de haber campeonado en la Fórmula 2 del año pasado. (Foto: Agencias)

Una de las características que más ha definido a Mick Schumacher desde que comenzó a competir oficialmente, es que casi siempre le cuesta acentuar su nivel en su primera temporada. Ya sea por errores de principiante, el dominio del monoplaza o la adaptación constante a las nuevas pistas, su mejor versión sale a relucir al cierre de la campaña o desde la siguiente. Bajo esa lógica, no sorprende que no haya logrado puntuar hasta el momento, .

En el nombre del padre y del hijo

Cuando Mick Schumacher (Vufflens-le-Château, Suiza, 22 de marzo de 1999) nació, ‘Schumi’ ya había ganado dos campeonatos mundiales de Fórmula 1 con Benetton (1994-1995). Y hasta que cumplió los cinco años, fue testigo de los últimos cinco títulos de su padre con Ferrari (2000-2004). Entonces, pues, su vínculo con las carreras se fue forjando por inercia, hasta que empezó a correr en torneos de kartings para menores de edad.

Cuando llegó el momento, pasó a competir en la categoría Kerpener Kartchallenge donde culminó primero en 2010. Mientras sus pruebas se volvían cada vez más intensas, Michael procuró que Mick no sufriera la presión que significaba tener el apellido Schumacher en cada carrera. Para evitar eso, fue inscrito bajo los seudónimos de ‘Mick Jr.’ o Mick Betch, el apellido de soltera de su madre.

Entre 2011 y 2012 continuó participando en la clase KF3 ADAC Kart Masters, en la KF3 Euro Wintrcup y en la KF3 de la Rating MDV Kart Championship. Más allá de los resultados positivos que obtuvo en estos torneos, fue por esta época en la que por fin decidió trazar su camino para convertirse en un piloto profesional a largo plazo. “Estaba con mi padre y nos pusimos a hablar de si quería seguir corriendo como afición o hacerlo de forma profesional y participar en carreras internacionales. Puedes adivinar lo que le respondí”, confesó a inicios de 2021 en una entrevista con ‘XL Semanal’.

A paso firme y en solitario

Desde ese momento recibió el respaldo de su familia, no solo en las competencias, sino también en las expectativas que se iba generando alrededor de su nombre. Mick no se desesperó, y pese a no completar ni siquiera la mayoría de edad, siempre afrontó cada reto con la madurez de un chico que sabe lo que quiere. Esa constancia lo llevó a ser tercero en el Campeonato Alemán Junior de Karts y en la Copa Super KF, además del segundo puesto en la clase KF Junior del Campeonato Mundial de Karting.

La suma de esos resultados fueron muy positivos para que Mick Schumacher siguiera testeando sus capacidades en torneos de mayor envergadura. De ese modo, se subió por primera vez a un monoplaza en la ADAC Fórmula 4. Su temporada de debut, como ocurría de ahí en adelante en las categorías superiores, fue muy irregular. Las maniobras en algunas pistas le costaron posiciones para puntuar que no parecían tan complicadas y al final, con un triunfo, dos podios en 22 carreras, terminó décimo con 92 puntos. No obstante, al año siguiente fue escalando con solvencia cada reto y obtuvo el subcampeonato por detrás del australiano Joey Mawson.

Desde que decidió hacer una carrera profesional en el mundo del automovilismo, Mick Schumacher encontró el respaldo de su familia. (Foto: Agencias)
Desde que decidió hacer una carrera profesional en el mundo del automovilismo, Mick Schumacher encontró el respaldo de su familia. (Foto: Agencias)

En 2017 se repitió la misma situación en la Fórmula 3, culminando décimo segundo luego de treinta carreras, un podio y 94 puntos. Al año siguiente su reivindicación fue feroz: salió campeón con 365 puntos, ocho victorias y catorce podios en treinta carreras. Desde este momento su nombre comenzó a sonar con fuerza, ya no tanto por el apellido Schumacher, sino por dejar buenas imágenes de su astucia para adelantarse a sus competidores y para sortear curvas cerradas en los circuitos más complejos.

Con lo visto de Mick Schumacher en la Fórmula 4 y la Fórmula 3, a nadie le sorprendió su décimo segunda posición en la Fórmula 2 de la temporada 2019. Todos esperaron un mejor 2020 y así sucedió. Tras una pelea constante con el británico Callum Ilott (2°) y el japonés Yuki Tsunoda (3°), el alemán se llevó el título con catorce puntos de ventaja sobre el segundo, luego de dos triunfos y diez podios en 24 carreras. Y aquí surge una característica más en su forma de competir: si bien no siempre consigue un número alto en triunfos, su constancia durante toda la campaña le permite puntuar lo suficiente para salir vencedor en diciembre.

El dueño de su historia

Mick Schumacher es consciente que no está obligado a cumplir las expectativas del resto, por más que su apellido tenga un peso diferente en la Fórmula 1. “El consejo más importante que me dio mi padre, cuando todavía corría en karting, fue que me divirtiera con lo que hacía. Y ver que ponía en práctica ese consejo era muy importante para él entonces. Si amas lo que haces, lo haces bien”, reveló el piloto en una nota para ‘La Gazzetta dello Sport’.

Adoro a mi padre, creo que siempre hizo todo de la mejor manera. Pero no busco un modelo. Estoy centrado en mí mismo y quiero hacer mi propio camino”, añadió. Y es lo que tiene que hacer de aquí en adelante. Le quedan nueve Grandes Premios en este 2021 y, tras las constantes discusiones con Nikita Mazepin, lo más seguro es que se marche de Haas para el próximo año. Puntuar para él y su equipo debe ser su principal objetivo. Lo que venga en el futuro será fruto de la tenacidad que ha mostrado desde que su padre lo subió a un kart por primera vez. Solo así podrá ser Mick Schumacher por sobre todas las cosas.

Mick Schumacher debutó esta temporada en la Fórmula 1 terminando décimo sexto en el Gran Premio de Australia. (Foto: EFE)
Mick Schumacher debutó esta temporada en la Fórmula 1 terminando décimo sexto en el Gran Premio de Australia. (Foto: EFE)

Recibe te enviaremos el mejor contenido deportivo, como siempre lo hace Depor.

TE PUEDE INTERESAR