Nicole Hein, la gimnasta que busca la clasificación a Tokio 2020 en salto con garrocha. (Foto: Oscar Muñoz)
Nicole Hein, la gimnasta que busca la clasificación a Tokio 2020 en salto con garrocha. (Foto: Oscar Muñoz)

Aunque recién tiene 25 años, ya es parte de la historia del nacional. No solo es la primera peruana en superar la distancia de los cuatro metros en salto con garrocha, también posee el récord nacional en esta prueba (4.25 mts).

Sin embargo, su camino en el deporte no comenzó en las pistas de atletismo, sino en los coliseos, como gimnasta. Nicole Hein, desde niña, se identificó con la rama artística y fue creciendo entre coreografías y barras paralelas. También tuvo la oportunidad de ser parte de la selección nacional.

Pero las lesiones fueron complicando su carrera en gimnasia artística a tal punto de verse obligada a dar un paso al costado y enfocarse en sus estudios. Parecía que su vida y el deporte tomaban caminos distintos, pero esa pasión volvió a resurgir, cuando iba a ver entrenar a su enamorado, Javier McFarlane, especialista en 110 metros con vallas.

De un momento a otro, Nicole Hein ya estaba en las pistas y encontró en el salto con garrocha su nueva pasión. Hoy, casi cinco años después de aquel momento, es una de las atletas que busca clasificar a Tokio 2020.

Depor conversó con ella para conocer cómo es su entrenamiento y cuáles son sus próximos eventos en los que buscará asegurar su pase a los Juegos Olímpicos. El objetivo de Nicole Hein es el mismo que el resto de deportistas: darlo todo en lo que resta de meses y soñar con llegar a Tokio 2020.

Nicole, ¿cómo van los entrenamientos en tu vuelta al Estadio Atlético?

Ya desde hace una semana hemos vuelto a entrenar después del mes de cuarentena, igual se mantienen los entrenamientos en casa, recuperando poco a poco la forma. En realidad, planeando lo que se viene a futuro en tema de competencias, porque desde el año pasado ha habido mucha incertidumbre por el tema de la pandemia, no sabemos mucho si se van a realizar las competencias o no, igual seguimos adelante para estar en forma y estar lista para competir.

¿Ha sido duro tener estas paras por el confinamiento, teniendo en cuenta que eres una atleta de salto, donde en una casa quizá no haya el espacio adecuado?

Ha sido bien duro, ha sido una lucha de motivación, porque en casa yo no puedo saltar, yo necesito una garrocha, un colchón, la pista, es difícil mantenerse en esto. Mi entrenador nos mantuvo con entrenamientos en casa, bastante técnica, agarramos una escoba, hacía ejercicios de imitación, para mantener la forma. Yo vivo en un departamento, entonces no podía hacer carreras ni saltos, era bien difícil mantenerse en esos meses. Una vez que se reactivó y volvimos, estuvo bastante mejor, pero con ciertas limitaciones, al inicio no podíamos venir todos los días y solo una hora al día. Estuve buscando diferentes opciones para mantenerme entrenando y compitiendo. Entonces me fui a Alemania, en setiembre, para poder entrenar. La idea era quedarme un poco más, pero la pandemia empezó de nuevo y regresé al país. Ya ahora que volví a la Videna tengo la posibilidad de entrenar acá.

Para un deportista calificada, ¿tener que estar fuera del escenario donde se desempeña, como estadios, gimnasios, y a poco de Tokio 2020, terminan afectándolos? ¿Cómo te has sentido?

Sí, se siente como cada vez hay más trabas, si clasificar a Tokio ya es difícil, cada vez se pone más complicado. Para yo poder clasificar necesito competir, y para poder competir necesito entrenar. Si no tengo buenas condiciones para el entrenamiento, mi rendimiento de competencia no va a ser el mismo. Por otro lado, si no hay competencias, no hay la posibilidad de clasificar. Tokio por ahora sí se realizará, pero lo que están haciendo es que solo los 10 primeros están compitiendo, pero los demás que estamos buscando clasificación la tenemos más difícil, no hay muchas opciones para competir hoy en día. Este año, de momento, tengo el Nacional en abril y el Sudamericano en mayo, de ahí debo buscar más competencias para que me ayuden a subir en el ranking.

Eres nuestra récord nacional (4.25), ¿cómo estás de cara a Tokio con el tema de marcas mínimas? ¿Cuál es tu agenda en medio de la pandemia?

La clasificación a Tokio se puede dar hasta finales de junio, todavía nos quedan un par de meses más por delante, ahora estoy fortaleciendo y la idea es competir en abril (en el Nacional en Lima) y en mayo (Sudamericano en Argentina). Y esperar que ya se haya mejorado varias cosas en el mundo e ir a competir o a Estados Unidos o a Europa, porque en Sudamerica somos muy pocas de alto nivel de salto con garrocha; por eso, no hay muchos eventos que consideren. La idea es buscar afuera y esperar que las cosas vayan mejorando.

Nicole Hein posee el récord nacional de salto con garrocha, 4.25 metros. (Facebook)
Nicole Hein posee el récord nacional de salto con garrocha, 4.25 metros. (Facebook)

¿El Nacional y Sudamericano son pruebas que podrás hacer la marca clasificatoria?

Sí, hay dos formas de clasificar en mi disciplina, tu saltas 4.70 metros o entras dentro de las 32 mejores del mundo, este último es el objetivo que estoy buscando. Para eso, se considera tus mejores cinco competencias de los últimos 12 o 18 meses. Desde el año pasado, las cinco mejores competencias que hayas tenido. La marca que tú saltas te da un puntaje, pero aparte si tú vas a competencias importantes; por ejemplo el Nacional es la competencia más importante de tu país; y el Sudamericano, el más importante de la región, y así hay más categorías. El Sudamericano te da más puntaje que el Nacional, lo que yo busco es más competencias como el Sudamericano o buscar competencias con mayor puntaje que me ayuden a tener mejor promedio.

¿En qué posición estás ahora?

Ahora estoy en puesto 60, pero todo esta apretado y en realidad muchas de las chicas que ya están arriba mío ya han competido toda la temporada, porque en Estados Unidos y Europa ya han habido competencias outdoor, es por eso que yo decidí irme [a Alemania], pensando que iba a haber temporada indoor, pero los casos se elevaron. Ellas tienen marcas de la temporada pasada, las cuales yo solo pude competir hasta febrero, porque en marzo entramos a cuarentena, y ya no pude competir más. Estoy como en desventaja por así decirlo, con el nivel de marcas, pero necesito; por eso, competir, si quieres tener cinco mejores competencias por lo menos tienes que competir 10 veces, para que dentro de esas puedas hacer su mejor marca.

En 2019, saltaste 4.20 y al año siguiente 4.25, la marca nacional. Uno puede pensar que cinco centímetros no es mucha diferencia, pero para un atleta esa diferencia son mucho tiempo de preparación...

Si, en realidad hay muchos factores que pueden afectar para que uno salte más alto, uno es el tipo de garrocha que usas, hay distintas, medidas y durezas. Una persona puede usar una garrocha más grande y puede saltar mas alto, pero para eso tienes que ser más fuerte y saltar mucho más, también el tema de la técnica y la fuerza para poder usar la garrocha más grande. Una vez yo salté 3.8 metros, pero al año siguiente salté 4.15, porque cambié de garrocha; por eso se vio la diferencia. Hay temporadas en las que hay brechas así de grandes, pero ya llega un momento en el que más fuertes ya no puede estar, lo que necesitas es mejorar la técnica y es duro porque tu cabeza tiene que grabar la técnica perfecta. El año pasado, sentí que me quedé con las ganas, era mi segunda competencia del año había hecho el récord, se venía una temporada muy buena, pero lamentablemente no se pudo, esperemos que este año se pueda.

Hace cinco años que practicas garrocha, en muchos casos el atletismo es un deporte que pasa de generación en generación, ¿cuál fue tu historia con la prueba?

Yo fui gimnasta desde que tengo 4 años, estuve en la selección por 14 años, lamentablemente me empecé a lesionar bastante y me quedaba sin poder competir, me prepara para el Mundial, me lesionaba y no iba, venía año y medio sin poder competir, yo ya estaba en la universidad, las cargas de la universidad más la desmotivación de no poder competir y las lesiones que tenía, me llevaron a tomar la decisión de dejar el deporte competitivo. Dije ya cumplí mi ciclo desde los 4 años hasta los 18 años, ya es el momento, me dedico a mi carrera. Mi enamorado Javier McFarlane (que hace 110 mts con vallas) iba a entrenar a la Videna, yo lo acompañaba cuando podía, y de poquito me fui metiendo en el atletismo, uno cuando tiene el deporte desde los 4 años es parte de mi vida. Comencé a hacer atletismo en general, sin ningún enfoque en especial. Mi DT actual es el entrenador de salto con garrocha, como sabía que yo era gimnasta me invito a probar el salto con garrocha. En la garrocha haces una especie de gimnasia, controlas tu cuerpo, te pones de cabeza, te paras de manos al final, entonces me invitó a probar a ver como me iba, yo iba una vez a la semana, por un par de meses hasta que competí en un control (salté 2.40). Ahí es cuando el entrenador me dijo si quería dedicarme a saltar garrocha, la verdad que sí me gustó y decidí practicar salto con garrocha. Eso fue en mayo del 2016, recién voy a cumplir cinco años de haber empezado..

En poco tiempo has logrado romper dos veces el récord nacional, y eres una de las referentes del salto con garrocha en el país...

A veces me dicen si voy a ir a ganar los Juegos Olímpicos. Ahora, yo soy consciente, por ejemplo en los Panamericanos, yo sabía que no iba a ganarlo, yo estaba buscando ser finalista, porque tengo muy poca experiencia, Mi meta es representar al Perú y saltar lo más que se pueda, pero yo era consciente de que la noche a la mañana no voy a saltar un 4.8 (salto con el que ganaron en Lima 2019), uno sabe sus limitaciones. Yo sé que puedo lograrlo, pero necesito más años de experiencias. Las que ganaron los Panamericanos, las que van al Mundial, tienen más de 15 años saltando, ahí se ve la diferencia, por más talento que uno tenga, no puede saltarse todo los años de entrenamiento.

El tema de Tokio lo ves como un objetivo; o si no llegas tampoco se te ‘caerá el mundo’. Son recién cinco años en el salto con garrocho...

Siempre me he enfocado año tras año, trazarme mis objetivos año tras año. Mi primer objetivo fue el representar al Perú en los Juegos Panamericanos. Entrené solo para los Panamericanos. Este año mi objetivo es clasificar a Tokio 2020, lamentablemente a todos nos cambió la vida por la pandemia, pero por ahora mi objetivo sigue siendo Tokio 2020. Posterior a Tokio, me replantearé mis objetivos.

La idea será siempre estirar el grupo de clasificados y llevar otras disciplinas del atletismo a Tokio 2020, aparte del fondismo...

Sí, ese es el objetivo, está ahí y vamos a seguir entrenando hasta el último momento.

.TE PUEDE INTERESAR