Completamente furioso y descontrolado terminó Jorge Sampaoli este domingo en la visita del a Niza por la tercera jornada de la francesa, sumándose a la lamentable gresca que opacó el encuentro.

Seguidores radicales del Niza saltaron al césped del Allianz Riviera para agredir a los jugadores del Marsella, provocando una iracunda reacción del estratega argentino.

En el minuto 74, los aficionados invadieron el terreno de juego y arremetieron hacia los jugadores visitantes. La situación provocó una trifulca generalizada y los futbolistas salieron del terreno de juego.

Sampaoli intentó reprender con golpes a los intrusos y ni sus ayudantes podían calmarlo, hasta que apareció Dimitri Payet para llevárselo a los vestuarios.

La situación se generó cuando precisamente Payet iba a lanzar un saque de esquina y devolvió una botella lanzada antes desde el fondo norte, donde están situados los seguidores radicales del cuadro nicense. Numerosos aficionados de la zona rebasaron el control de seguridad e irrumpieron en el césped.

El árbitro, Benoit Bastien, suspendió provisionalmente el partido, que transcurría con ventaja del Niza (1-0) tras un gol anotado en el minuto 49 por el danés Kasper Dolberg.

TE PUEDE INTERESAR