Gonzalo Higuaín y Cristian Benavente, las dos caras de la moneda en sus Selecciones

Higuaín, uno de los mejores delanteros del mundo, pidiendo ser excluido de Argentina y Benavente, con poco tiempo en la Selección, exigiéndosele que sea llamado al Mundial.

Viernespecial

Gonzalo Higuaín y Cristian Benavente, las dos caras de la moneda en sus Selecciones. (Diseño: Christian Marlow)

Gonzalo Higuaín y Cristian Benavente, las dos caras de la moneda en sus Selecciones. (Diseño: Christian Marlow)

A la Argentina se le pone la ‘piel como gallina’ cuando mira a Higuaín en un mano a mano; al Perú, en cambio, se le eriza la piel de entusiasmo cuando Benavente entra al campo. A menos de tres meses para el Mundial Rusia 2018 , cabe preguntarse por qué en un país se refuta la indiscutibilidad de uno de los mejores centro delanteros del mundo y, en otro, se exige la presencia de un jugador que corre contra el tiempo para adecuarse a un sistema de juego, que ha devuelto la alegría a una Selección, que no iba al Mundial hace 36 años. Esta es la realidad de Higuaín como Benavente.

Higuaín tiene un problema con Argentina. De eso, no queda duda. Como en una especie de trance, el delantero pierde el olfato goleador en jugadas ‘cantadas’ con la ‘Albiceleste’. Le pasó en la final del Mundial, en las dos finales de la Copa América y ahora último en el amistoso contra España. En Europa marca a doquier con la Juventus, a nivel de selecciones, se nubla en partidos importantes. Eso sí, anota seguido en otro tipo de encuentros y para a favor de él, Sampaoli no ha encontrado el estilo en una Selección que necesita más individualidades que de un conjunto para afrontar la Copa del Mundo. Hoy por hoy, Higuaín es indiscutible, pese a los insultos y pedidos de hinchas. Su diferencia con Agüero, Icardi y otros atacantes lo consolida como el ‘9’.

La situación de Benavente es parecida y distinta a la vez. En Bélgica es el mejor jugador en su posición, aunque en la Selección no tenga una brújula para seguirle el ritmo a sus compañeros. Con el Sporting Charleroi, luce más suelto, la pelota pasa más por él y, de cierta forma, marca el ritmo del juego hacia sus compañeros.

Con Perú, no es así. Gareca le ha dado una idea a Perú y Benavente debe adaptarse a ese sistema y no en viceversa. Puede que tenga más cualidades que Polo, pero el ex ‘U’ sí ha sabido complementarse y lucir más cómodo cuando tiene minutos.

Gareca no necesita experimentar con jugadores, él ya tiene su grupo de definido y la presencia de Benavente solo pasará más por una abrupta adaptación que a un pedido de hinchas que se ilusionan más por el individualismo que el juego en conjunto. Perú tiene una idea, esa es la grupal. Queda solo en Benavente en adaptarse, como en Higuaín de romper las redes.

Leer comentarios

Cargando siguiente contenido

Abrir en App