"Hoy Sporting Cristal parece roto, parece un caos y algunos hinchas en lugar de apoyar, encienden un poco más el problema".
"Hoy Sporting Cristal parece roto, parece un caos y algunos hinchas en lugar de apoyar, encienden un poco más el problema".

Sporting Cristal es indiscutiblemente el mejor equipo de fútbol en el Perú de los últimos treinta años. Ganó diez títulos en ese periodo y se consolidó como el club con mayor prestigio por sus logros y por su estabilidad económica. Por eso se entiende que año a año sus hinchas esperan traducir sus grandes momentos en el torneo local en una buena participación en la Copa Libertadores. Sin embargo, la realidad es que no logran pasar la fase de grupos desde el 2004 y no se hace un buen papel desde el subcampeonato del 97. De hecho, exceptuando a Cienciano en el 2003 y a Real Garcilaso en 2013 (ambos equipos de altura), todas las participaciones de nuestros representantes han sido bastante discretas. Si ponemos foco solamente en Cristal, lo goleada sufrida ante Barcelona no ha sido la única en los últimos años. En el 2019 se perdió 3 a 0 frente a Olimpia en el Nacional. En el 2017 cayeron 4 a 0 contra Santos en Brasil, 5 a 1 con The Strongest en Bolivia y 3 a 0 contra Independiente de Santa Fe en Colombia.

El panorama no ha sido bueno hace bastante tiempo en la Copa y por eso me llama la atención el nivel de ataque contra Manuel Barreto. El entrenador celeste no es el único culpable de la eliminación cervecera. Es más, diría que es el menos culpable de los últimos entrenadores que fracasaron. Sin dudas se equivocó en el planteamiento inicial en Guayaquil y no encontró la forma de levantar a su equipo con los goles encima. Su estilo de proponer no fue efectivo porque nunca pudo trasladar la tenencia de balón a situaciones de gol. En Ecuador, Sporting Cristal tuvo casi el 60% de posesión y sólo remató al arco dos veces. Así claramente la tenencia no sirve. Es obvio que Barreto se equivocó y él lo debe tener claro, pero también hay que analizar cómo llegó su equipo. A diferencia de años anteriores, con distintos técnicos, Barreto no gozó de una plantilla a plenitud (Canchita Gonzales out, Ray Sandoval y Corozo tocados y Herrera sin ritmo) y además fue al que le tocó dirigir en la venta de la institución con todos los cambios que esto significa. Sumo que al frente tuvo un rival como Barcelona que sobrepasa los 12 millones de dólares de presupuesto y que es capaz de contratar a Del Piero en su noche de presentación y pagarle 250 mil dólares.

Se dice que cuando un equipo gana, ganan los jugadores, pero cuando pierde, pierde el entrenador. Y es obvio que la cara de Manuel Barreto es la más expuesta tras el fracaso, pero creo firmemente que es absurdo y desmedido el maltrato que recibió por perder un partido. Escuchar insultos los noventa minutos y ver ataúdes en la cancha no tiene razón de ser. Lo ponen a él sólo como el culpable de todo y no es así. El beneficio de la duda, que en algún momento le dio el hincha, no se puede terminar por un solo partido.

Hoy Sporting Cristal parece roto, parece un caos y algunos hinchas en lugar de apoyar, encienden un poco más el problema. A veces nos olvidamos de nuestra realidad futbolística, del momento que vive el club y sobretodo de que esto no es más que un deporte.

TE PUEDE INTERESAR

Aquí un adelanto de la entrevista de Depor a Pedro Eloy García. (Video: Álvaro Sáenz)

MÁS NOTICIAS