La selección de Qatar ganó la Copa de Asia a inicios de año. (Foto: AP)
La selección de Qatar ganó la Copa de Asia a inicios de año. (Foto: AP)

La lotería determinó que la debutará en la zona norte de la Copa América 2020 ante Qatar el 14 de junio próximo. Un duelo con poco precedente. La última y única vez que se enfrentaron fue el 9 de septiembre del 2014: victoria por 2-0 para la Bicolor de Pablo Bengoechea con goles de Alexander Callens y Paolo Guerrero.

Sin embargo, el once que alineó Djamel Belmadi aquella tarde en Doha dista mucho del actual equipo dirigido por el español Félix Sánchez Bas. La selección catarí evolucionó y su progreso se vio reflejado en resultados tangibles e intangibles: ganó su primera Copa Asiática este año, está en semifinales de la Copa del Golfo (enfrentará este jueves al mediodía a Arabia Saudí) y en cinco años ascendió 36 puestos para ubicarse actualmente en la casilla 55 del ránking FIFA.

Desde su afiliación a la FIFA en 1972, el triunfo más alegórico de la federación catarí fue ganar la candidatura para ser sede del Mundial 2022. Esa elección era lo único que relacionaba al fútbol con Qatar. De hecho, nunca participó en una Copa del Mundo o una Copa Confederaciones, por ejemplo.

Pero la visión del mundo sobre el fútbol en el país petrolero cambió a inicios de año. La histórica victoria ante Japón en la final de la Copa Asiática evidenció el progreso de una nación futbolística que no solo busca organizar la mejor fiesta del deporte de aquí a tres años, sino que aspira a convertirse en una potencia deportiva. Los petrodólares invitan a la ilusión.

Aspire Academy, el origen

El inicio del camino de Qatar hacia el éxitos futbolístico se remonta casi a inicios del 2000, cuando su economía dio un vuelco y se estableció como un país con alto poder adquisitivo gracias al petróleo.

En 2004, los asiáticos dieron origen a la Aspire Academy en Doha, un centro de alto rendimiento deportivo que cuenta con instalaciones modernas, todo tipo de tecnologías y los mejores profesionales en cada rubro. Es decir, una fábrica creadora de atletas de élite en todas las disciplinas. Y una de ellas, por supuesto, es el fútbol.

Además, debido a la poca población que tienen (algo más de dos millones) buscan valores en país cercanos como Sudán y Somalia. La idea es que Qatar se transforme en el centro del deporte ese lado del mundo.

Xavi Herández, campeón del mundo con España en Sudáfrica 2010 y ganador de todo con el Barcelona de Pep Guardiola, califica a la Aspire Academy como “la NASA del deporte”. El español que ahora es técnico del Al-Sadd, equipo en el que jugó sus últimos cuatro años, y colaborador de las selecciones Sub 19 y Sub 23 de Qatar no dudó en elogiar al proyecto. "Es algo único, realmente espectacular. Hacen de todo y todo bien. Es increíble. Con las condiciones de entrenamiento que tienen, yo no dudaría [en que puedan tener campeones del mundo]”, explicó.

Felix Sánchez y La Masía en Qatar

Otra de las decisiones acertadas de la federación cataría fue el reclutamiento de Félix Sánchez en el 2007. El español llevaba más de una década trabajando con las divisiones menores del Barcelona cuando llegó a la Aspire Academy. Ahí empezó a trabajar con la Sub 16, que por esos días solo contaba con 220 jugadores disponibles en todo el país.

Sánchez no tuvo mejor idea que armar una estructura similar a La Masía con el objetivo de potenciar en velocidad y habilidad a los jugadores. Tan solo siete años después se empezaron a ver los primeros resultados: campeón de la Sub 19 de la Copa Asiática. Otro dato: esa misma base creada en la academia fue la que se coronó este año en el mismo torneo, pero en mayores, y la misma que sorprendió a Sudamérica en la última Copa América.

Felix Sánchez es levantado por los aires por sus dirigidos tras la obtención de la Copa de Asia. (Foto: AP)
Felix Sánchez es levantado por los aires por sus dirigidos tras la obtención de la Copa de Asia. (Foto: AP)

El entrenador tilda de “talentoso” al futbolista catarí. Pero sobretodo “muy rápido”, lo cual considera un plus. Por el contrario, cree que no son “excesivamente fuertes y altos”. Y ante eso, mucho no puede hacer.

“Hace 14 años, cuando empezó todo esto, nadie se imaginó que podríamos ganar una Copa Asiática. El éxito de Qatar es la paciencia y la pasión que han puesto en todo este proyecto. La gente de afuera cree que solo hay mucho dinero, pero hay mucho más que eso”, señala ahora Felix.

Almoez Ali, la figura

La Copa América de Brasil 2019 no solo sirvió para conocer a la selección anfitriona del próximo mundial, sino también sus futbolistas. Entre ellos, el que destacó más fue Almoez Ali. Delantero, 23 años, y dos experiencias en el extranjero: primero en el LASK Linz de Austria y luego en el Cultural Leonesa de la Segunda de España.

Almoez es la carta de gol de la selección de Qatar. Y así lo demuestra en cada competición. En la Copa Asiática de este año terminó como el máximo goleador con nueve anotaciones, cuatro más que sus más cercanos perseguidores: el iraní Sardar Azmoun, el emiratí Ali Mabkhout, el uzbeko Eldor Shomurodov y el japones Yuya Osako.

MÁS NOTICIAS DE FÚTBOL