La mala planificación y decisiones llevaron al fracaso al dojo de Johnny Lawrence.(Foto: Netflix)
La mala planificación y decisiones llevaron al fracaso al dojo de Johnny Lawrence.(Foto: Netflix)

Aunque ya se veía llegar, al final de la temporada 2 de , Johnny Lawrence pierde totalmente el control de su dojo de karate frente a su antiguo sensei John Kreese. La actitud frívola, su desprecio por las reglas y dejadez e ignorancia en temas financieros fueron las principales causas que poco a poco lo llevaron al fracaso.

MÁS INFORMACIÓN: Fecha de estreno, horario y todo lo que debes saber de la nueva temporada de “Cobra Kai”

El hecho de conseguir de un momento a otro un negocio gracias al préstamo que le hace su padrastro, lo hace convertirse de un alcohólico desempleado a un propietario de una pequeña empresa: un dojo, espacio destinado a la práctica y enseñanza de la meditación o las artes marciales tradicionales modernas.

Si bien, en la primera entrega se pasa por alto el proceso de cómo Lawrence llega a abrir su dojo; con el correr de los episodios, él llega a perder poco a poco el control de éste. El portal da a conocer por qué su emprendimiento siempre estuvo condenado al fracaso.

JOHNNY LAWRENCE ES MALO EN TEMAS FINANCIEROS

Ralph Macchio y William Zabka interpretan a Daniel LaRusso y Johnny Lawrence, respectivamente. (Foto: Netflix)
Ralph Macchio y William Zabka interpretan a Daniel LaRusso y Johnny Lawrence, respectivamente. (Foto: Netflix)

Ni bien comienza “Cobra Kai”, Johnny Lawrence se encuentra en una situación muy lamentable: bebe todas las noches y al amanecer va a trabajar con una gran resaca, haciendo que viva en un apartamento poco agradable. Esto demuestra que el dinero le hace mucha falta.

Tras ser despedido de su trabajo se deja llevar por el orgullo y no es consciente de su situación financiera, pero gracias a un préstamo logra poner su dojo. Sin tener un plan claro para devolver el dinero que le dieron, lo único que le interesa es restablecer este negocio llevado únicamente por su ego, sin importarle la crisis que atraviesa y menos para poder planificar el futuro.

JOHNNY LAWRENCE NUNCA APRENDIÓ A PERDER

Para Johnny Lawrence, la palabra "perder" no existe para él. (Foto: Netflix)
Para Johnny Lawrence, la palabra "perder" no existe para él. (Foto: Netflix)

Su incapacidad por reconocer la derrota o haberse equivocado fue otro de los factores que lo llevaron al fracaso. Aunque llega a trabajar para superar estos problemas, en lo referente a sus decisiones comerciales sigue siendo terco.

Lo malo de él es que sólo se basa en defender su marca, pero no quiere adaptarse rápidamente a los cambios.

JOHNNY LAWRENCE SE SABOTEA

John Kreese (izq.), el maestro de karate que tuvo gran influencia en la vida de Johnny Lawrence (der.). (Fotos: Netflix)
John Kreese (izq.), el maestro de karate que tuvo gran influencia en la vida de Johnny Lawrence (der.). (Fotos: Netflix)

A lo largo de la serie se nota cómo Johnny Lawrence puede llegar a ser autodestructivo, pues al verlo derrotado no sólo en lo económico sino también en lo emocional, nos muestra a alguien que puede levantarse lentamente, pero en lugar de ver y analizar las cosas en las que se ha equivocado, se sabotea constantemente.

Como mayor ejemplo es haber creído en Kreese, de quien sabe que es una persona poco confiable, pero acepta que entre a su dojo por la nostalgia o porque simplemente pensaba que merecía su presencia abusiva cerca de él. Aunque se da cuenta de que había crecido más que su anterior sensei, ya era demasiado tarde.