Kobe Bryant se retiró del basquetbol profesional en el 2016. En su último partido anotó 60 puntos.
Kobe Bryant se retiró del basquetbol profesional en el 2016. En su último partido anotó 60 puntos.

. La noticia, tan fuerte como inesperada, ha conmocionado al mundo del deporte. Según el medio estadounidense TMZ, el helicóptero privado del legendario basquetbolista de la NBA se estrelló y hay cinco muertos.

Las razones de la caída de la nave están bajo investigación, dice la policía local. Pero todo eso pasa a segundo plano cuando se está frente a un terrible acontecimiento.

Kobe Bryant junto a su padre, Joe.
Kobe Bryant junto a su padre, Joe.

Ganador de cinco anillos en la liga estadounidense y dos medallas doradas en los Juegos Olímpicos con su país, Kobe es considerado como el heredero de Michael Jordan y dejó un legado imborrable en la NBA y en Los Lakers, claro. Fueron, en total, 20 temporadas que el estadounidense le dedicó al deporte que eligió amar desde temprana edad gracias a la influencia de su padre, Joe Bryant. Y la misma cantidad de tiempo que defendió la camiseta amarilla y morada.

Pero la herencia del escolta va más allá de los campos de juego. En noviembre del 2015, Bryant anunció su retiro del básquet con una emotiva carta que escribió para la web , la misma que dos años más tarde fue convertida en un cortometraje y para el 2018 ganó un Oscar en la categoría mejor corto de animación.

Reproducimos por su interés el contenido íntegro de su poema de despedida traducido al español:

«Querido baloncesto,

Desde el momento en el que empecé a ponerme los calcetines de jugar de mi padre, disparando mi imaginación con tiros ganadores en el Great Western Forum, supe que una cosa era verdad:

quedé enamorado de ti.

Un amor muy profundo al que le entregué todo, desde mi mente y mi cuerpo hasta el alma y el espíritu.

Siendo un niño de seis años, profundamente enamorado de ti, nunca vi el final del túnel, solo me veía a mí mismo corriendo para salir de uno.

Y corrí, corrí hacia arriba y abajo de cada cancha, después de cada balón perdido, por ti. Exigiste mi empuje, te di mi corazón, porque eso vino con mucho más.

Atravesé el sudor y el dolor, no porque el desafío me llamase, sino porque TÚ me llamaste. Hice todo por TI, porque eso es lo que tú haces cuando alguien te hace sentir tan vivo como tú me has hecho sentir.

Concediste a un pequeño niño de seis años su sueño Laker, y siempre te amaré por ello. Pero no puedo amarte de manera tan obsesiva por mucho más tiempo. Esta temporada es lo último que tengo que dar. Mi corazón puede atajar los golpes, mi mente puede lidiar con la dura rutina, pero mi cuerpo sabe que es tiempo de decir adiós.

Y eso está bien. Estoy listo para dejarte ir. Quiero que lo sepas para que ambos podamos saborear cada momento que dejamos juntos. Los buenos y los malos. Nos hemos dado todo lo que tenemos mutuamente.

Y los dos sabemos que no importa lo que haga después, siempre seré ese niño con los calcetines y cubos de basura en la esquina: “05 segundos en el reloj, balón en mis manos 5… 4… 3… 2… 1”

Siempre te amaré,

Kobe».

TAGS RELACIONADOS