Pilar Jáuregui buscará clasificar a Tokio 2020 en el Spanish Para Badminton International del 11 al 16 de mayo.
Pilar Jáuregui buscará clasificar a Tokio 2020 en el Spanish Para Badminton International del 11 al 16 de mayo.

“Con estar acá (Alicante, España) luchando esta clasificación, ya estoy muy agradecida. Estar en los Juegos Paralímpicos de es la meta más importante que tengo. Voy a sentir mucha emoción y agradecimiento”, señala desde Europa, a dos días de conocer quienes serán sus rivales en el Spanish Para Badminton International: el último evento del circuito clasificatorio a los Juegos, donde su deporte será acogido por primera vez.

Su clasificación de manera directa, no solo le permitirá hacer historia siendo parte de la primera delegación de parabadminton en este evento, sino que además le abrirá las puertas a sus compañeros, quienes de no obtener su cupo podrán utilizar la carta de invitación. “Me imagino que si se da lo primero que haré es abrazar a los chicos. Si yo clasifico, se abre la posibilidad para uno más. Puede ser Pedro Pablo (de Vinatea) o Jesús (Salvá). No me gustaría ser la única clasificada. Quiero que también estén mis amigos”, comenta.

¿Cómo te sientes de cara a este evento?

Me siento bien y con mucha fe porque me he preparado muy duro. Por más que hubo bastantes dificultades por las constantes cuarentenas y la paralización de los entrenamientos, me siento bien. Este último torneo lo define todo. Estoy emocionada, pero también tengo muchos nervios.

¿Qué necesitas para clasificar?

En mi categoría (WH2), clasifican 8 en el mundo. Ahora soy octava, pero la clasificación primero es por el ranking de dobles y yo no tengo compañera. No he estado sumando puntos en esta modalidad. Del ranking de dobles clasifican 6 al de singles, entonces solo quedan dos cupos que pelear. Todavía no sé bien qué es lo que me va a tocar jugar acá en España, si singles, dobles o mixto. Recién lo sabré el lunes (10 de mayo).

Pero aún hay posibilidad...

Yo tengo fe de que voy a clasificar. Igual si no tuviera buena suerte y me sacan por el dobles, aún tengo la opción de la invitación. Obviamente no es la opción que quiero, porque todos deseamos clasificar por mérito propio, pero está la chance. Me emociona porque el Parabádminton, así como lo fue en Lima 2019, va a tener su primera presentación en unos Juegos Paralímpicos. Es histórico. Son los primeros deportistas de parabádminton que van a clasificar a una paralimpiada y me gustaría estar ahí.

¿Ha sido fácil este proceso?

Creo que desde Lima 2019, todos hemos mejorado bastante. En mi caso, estar dentro de las 8 no ha sido nada sencillo, porque tengo 3 chinas delante mío, 2 japonesas, 1 tailandesa y 1 turca. Son competidoras muy fuertes. Me siento bien con lo que he logrado. Sé que puedo llegar a más, pero soy consciente que estoy haciendo las cosas bien y he crecido bastante.

El 2020 fue un año bastante complicado, ¿cómo lo has manejado?

Yo tomé con tranquilidad la noticia de que los Juegos se iban a postergar, pero luego se convirtió en un año de muchas emociones, de angustia, porque no se sabía qué es lo que iba a pasar. El mundo estaba paralizado. Además, a veces, veía a mis rivales entrenando mientras yo estaba en casa. Era frustrante porque yo quería estar en campo. Hubo torneos paralizados. He tenido que entrenar en casa, pero por la silla todo era muy complicado. Me afectó en lo técnico y la movilidad de cancha.

¿Sufriste una lesión?

Sí, en la columna y estuve fuera un tiempo. He tratado de recuperarme lo mejor que pude. Ahora me queda mirar adelante y asegurar algunos puntos. Hacer que los demás no me pasen en singles y ver qué pasa en dobles.

Hoy, ¿crees que la postergación de los Juegos fue la mejor decisión?

No. La lesión me ha hecho retrasar un poco. Además, por ejemplo, en España el año pasado el equipo coreano no se había inscrito, así que yo estaba saltando en un pie. Yo ya venía a España a disfrutar mi partido en singles, no me importaba qué pasaba en dobles, porque Corea no venía y el puntaje iba a quedar ahí. Pero ahora Corea está y eso me pone más nerviosa, pero eso no cambia nada. Igual se hizo bien suspenderlo. En el 2020 no había vacunas y era ponernos en riesgo a todos.

¿Pedro Pablo de Vinatea y Jesús Salvá tienen oportunidad de clasificar?

Ellos también están en la misma situación que yo. Este torneo les define todo. De repente, Pedro tiene más opciones que Jesús, pero todo lo define el campeonato, están cerca. Todo es cuestión del sorteo. En el caso de Pedro no viene India, una selección que nunca lo ha ayudado. A Pedro le va a venir bien, y a Jesús también porque hay dos chicos de su categoría que son muy fuertes.

¿Qué te dicen en casa?

Mi mamá es mi hincha incondicional, pero mi papá entiende los cuadros. Él me ayuda con el tema estratégico, para sacar los números y las posibilidades que tengo para clasificar. Paramos con la selección en el fútbol. Yo sé que van a estar esperando igual la noticia con ansias.

Motor y motivo

“Lamentablemente, mi abuelita falleció en septiembre y fue muy duro para la familia, sobre todo para mi porque estuve en Videna y ella ya estaba malita. No me pude despedir, falleció un viernes y yo iba a ir el sábado a verla”, cuenta Pilar Jauregui quien hoy ve en su ‘mamita’ una razón más para lograr su clasificación a Tokio 2020.

¿La recuerdas siempre?

Mi abuela tenía muchas rosas y cuando estoy en la Videna, en mi habitación, siento el aroma de las rosas. Pienso que estoy loca, llamo a mi mamá y le cuento, se ríe, pero sé que es ella. He pasado muchísimo con mi abuela y como dicen ahora es un ángel que está conmigo. Sé que me va a ayudar el día del sorteo.


TE PUEDE INTERESAR