Daniela Macías: “Clasificar a los Juegos Olímpicos Tokio 2020 es una felicidad increíble”. (IPD)
Daniela Macías: “Clasificar a los Juegos Olímpicos Tokio 2020 es una felicidad increíble”. (IPD)

se encuentra en Lima. Ya no viaja, solo entrena con miras a . “Necesito desconectar mi cabeza los campeonatos y enfocarme en entrenar y aumentar mucho volumen para llegar en mis mejores condiciones a Tokio”, señaló la badmintonista que pertenece al Programa de Apoyo al Deportista y Programa Vamos con Tokio del IPD.

La badmintonista de 23 años estudia administración, va en el noveno ciclo y entrena desde las 6:00 de la mañana hasta las 9:30 a.m. luego estudia y regresa a entrenar por las tardes. El tema virtual hoy le ayuda a manejar los tiempos, mucho mejor que antes. “Vivía estresada, era una vida de loca, pero ya con más tranquilidad”, agregó.

Por fin se oficializó tu clasificación a Tokio

Siento una felicidad increíble. La calificación había terminado porque se cancelaron los últimos campeonatos que quedaban. Estoy super contenta. He estado mucho tiempo invirtiendo en este proceso de clasificación desde que entré en el 2007 a la selección, esa era mi meta, mi objetivo desde que tenía nueve o diez años, entrar a unos Juego Olímpicos de mayores. Llegó el momento de cumplir las metas y objetivos que me había propuesto.

¿Qué sentiste cuándo te avisaron de tu clasificación a los JJ.OO. de Tokio?

Estaba esperando la primera lista y salió. Estoy en el puesto 39, se han corrido posiciones entre los 42 ó 43 que han clasificado- Igual irá variando, puedo estar en el 36, pero ya estoy en los Juegos Olímpicos. Es un momento hermoso en mi vida.

¿En algún momento peligró tu clasificación?

En todo momento, todas las semanas cambiaba el ranking. Como te digo cada semana hay un campeonato distinto entonces algunas jugadoras avanzaban más, otras menos. En una semana estaba adentro, en otra semana podías estar fuera. De hecho, yo estuve fuera por una semana, de ahí adentro, afuera, adentro y de ahí te metes un montón o de nuevo te pasaban. Hubo bastante tensión, presión, frustración. Fue un proceso un poco complicado, pero ha sido increíble y valió la pena para conseguir tus metas.

¿La suspensión de campeonatos cuánto te afectó?

Hubo bastante frustración con toda esa cancelación de campeonato. Me acuerdo que hace poco había un campeonato en India y me compré el pasaje de ida y de regreso, incluso me había comprado un pasaje una semana antes porque era lo que te exigía el país. Y una semana después, semana y media de que había viajado, me cancelan el campeonato ya pagado y todo. De hecho, es complicado, era feo porque tú siempre tienes que tratar de planificar lo antes posible para todos los campeonatos, porque tienes que sacar visas y nunca sabíamos si iba realizarse ese campeonato o no, porque se podía cancelar en cualquier momento. Hubo varias veces en un campeonato en Alemania que todo el mundo estaba allá y se canceló. Todo el mundo fue a competir, pero el Gobierno dijo no se hace el campeonato, porque los casos habían avanzado entonces se cerró y se canceló el campeonato.

¿Cuánto te ha apoyado el PAD y el programa vamos con Tokio del IPD?

El PAD, el programa Top Tokio y una beca del Comité Olímpico Internacional me ha apoyado un montón, y bueno la Federación, tal vez, no con presupuesto, pero sí con entrenadores, darme las canchas, un gym gigante en nuestro propio coliseo, entonces todo el apoyo por el lado administrativo. El programa Vamos con Tokio me han ayudado a pagar absolutamente todos los campeonatos así haya o no ido con tal de que sustente de que se canceló el campeonato. Ha sido duro, pero ellos me han facilitado un montón.

¿Cómo será tu preparación de acá en adelante?

Ya no quedan muchos días, quedan dos meses, ya no queda nada. Esta semana no voy a viajar nada, acabo de salir de la lesión entonces tengo que aprovechar al máximo en poder entrenar muchísimo acá mismo en Perú. Tengo todo. Entrenadores, canchas, están pendiente de mí al cien por ciento y un gimnasio que me ayuda con la preparación física entonces hemos decidido que estas semanas voy a estar acá para poder seguir el plan de físico y el plan de preparación en cancha sin ninguna interrupción. Normalmente yo tenía todo un plan, pero he estado muy interrumpido con toda la carga de los campeonatos. Yo en los viajes tenía que bajar la carga, viajaba y llegaba a empezar de nuevo y así sucesivamente y por Covid que nos metieron de nuevo a las casas no pude entrenar.

¿Qué tan difícil es para un peruano clasificar a unos Juegos Olímpicos?

Si bien hoy en día el bádminton ha crecido mucho más, es super chico. Yo cuando comencé en la selección del 2007, literalmente, la selección de Perú de bádminton era el club Regatas porque no había ningún otro club que tenía bádminton y si es que había no era el nivel competitivo. Hoy en día, ya no solo se juega en Lima en los miles de clubes que hay acá, se juega en Arequipa, Tacna, Trujillo y en varias otras ciudades, que nuestra Federación ha estado, en estos últimos años, tratando de promover muchísimo. Haciendo circuito nacional que es algo que nunca había tenido el bádminton, porque como te digo es super chico entonces sólo había el nacional y punto. Ahora, a cada rato hay campeonatos nacionales parte del circuito nacional en las diferentes ciudades. Esta semana tenemos uno, hace un par de semanas en Tacna, y así sucesivamente lo cual está haciendo que el bádminton crezca un montón entonces al venir un país que no tiene tantos jugadores que compiten de manera profesional, la competitividad es poca.

Te imaginas luchar por lo primeros lugares en Tokio y pelear una medalla

Mi meta de toda la vida, como te dije, fue ingresar a los Juegos Olímpicos y ya estoy aquí y eso para mí es un logro gigante. El Perú, como te explicaba, es super chico y el que yo vaya a competir afuera y le pueda hacer un partido a algunas europeas y logre ser la mejor en Sudamérica, y me pelee con las mejores de Centroamérica y algunas de América del Norte viniendo de un país de tan pocos jugadores profesionales cuando todos estos países vienen de tener absolutamente un nivel competitivo en casi todas sus ciudades es un super logro. El bádminton en América todavía está por debajo del asiático y del europeo.

Sí podría luchar por una medalla, sería la persona más feliz, pero creo que falta seguir trabajando bien como lo está haciendo la Federación en el Perú y poco a poco vamos a estar más cerca de tener más jugadores, no solo a una persona luchar por la clasificación a las Olimpiadas sino a muchas tratando de competir por la clasificación, y así sucesivamente hasta lograr tener una posición muy buena en nivel mundial.

TE PUEDE INTERESAR