Antes de llegar a Universitario de Deportes, Gregorio Pérez fue DT de Independiente de Santa fe. (Foto: Agencias)
Antes de llegar a Universitario de Deportes, Gregorio Pérez fue DT de Independiente de Santa fe. (Foto: Agencias)

Dicen en Montevideo que en la ciudad no hay hombre más afortunado que . Desde la ventana de su departamento, ubicado en el Parque Batlle, se ve el estadio Centenario. Y para un lugar sin misterios sobre la vida de sus ídolos, ese no es el único detalle que se conoce de él. Por ejemplo, en la década del 50, en una plaza de deportes de la localidad de Gregorio Arnárez, el DT de se cambiaba de nombre: quería ser Juan Eduardo Hohberg, figura de Peñarol. Lo que es el destino: hoy dirige al nieto.

“Yo ahora miro para atrás y pienso en cómo todos aquellos sueños de niño se me cumplieron. Yo soñé mucho con el fútbol, y se me cumplió”, dijo en El País de Uruguay. Gregorio Pérez no fue Juan Eduardo Hohberg pero sí un volante de marca, con mucha intensidad y sobre todo buen juego aéreo. Defendió las camisetas de Wanderers, Cerro, Defensor y Central. Su mayor logro fue con Defensor con el campeonato de 1976: se rompió la hegemonía de Peñarol y Nacional. Pero su carrera, por una lesión en la rodilla, fue corta: jugó hasta los 32 años.

De inmediato tuvo su etapa como entrenador (1981), aunque tampoco fue sencilla: mientras dirigía en Progreso, Basáñez y Defensor dividía su tiempo entre una cancha y una estación de servicio, donde era sereno por las noches. Y en las madrugadas, a veces, iba al Mercado Modelo para cargar los cajones de frutas y verduras. “Eran tiempos difíciles. Hacía poco que estaba en la capital con mi señora y dos hijos, y tenía que rebuscar”, confesó el ahora técnico de Universitario de Deportes en Ovación de su país.

Luego todo es conocido: entre lo más destacado estuvo Nacional, fue ayudante del ‘Maestro’ Óscar Washington Tabárez en el Mundial de Italia 90, logró cuatro campeonatos con Peñarol (el último Quinquenio), llegó a Italia, Paraguay, Argentina, Colombia y ahora Perú...donde parece que recién hay un misterio por resolver.

Su llegada a Universitario de Deportes

A finales del año pasado, Jean Ferrari, gerente deportivo del club por ese entonces, viajó a Argentina para encontrar al nuevo guía de Universitario de Deportes. Tenía una agenda de reuniones con algunos nombres que manejaba, hasta que Edgardo Adinolfi (hoy asistente técnico de Gregorio Pérez), propuso el del estratega uruguayo.

-Jean Ferrari: “Estoy en Buenos Aires. ¿Podrán venir?”

-Gregorio Pérez: “Llegamos en dos horas”.

La primera vez que se juntaron fue en el café Havanna de Palermo, a dos cuadras del hotel Bys -donde se hospedaba Ferrari-, y duró cinco horas. Al día siguiente volvieron a conversar (por tres horas). “A él (Ferrari) le encantó el profesor y le dijimos: 'si crees que él es, nosotros te apoyamos. Luego nos contó que lo marcó el detalle de que tenía todo mapeado sobre el equipo”, le contó Raúl Leguía, de Solución y Desarrollo, a Depor.

Gregorio Pérez se puso el buzo crema y en siete meses no solo llegó hasta la segunda fase de la Copa Libertadores (quedó eliminado por Cerro Porteño de Paraguay) y en la Liga 1 dio muestras de que la estrella 27 no iba a resultar tan lejana: antes de que se paralice el torneo por el Covid-19, los cremas vencieron 2-0 el clásico y se ubicaron en tercer lugar, con 13 unidades. También se hizo de un espacio para explicar quién era Lolo Fernández a un equipo de niños de su país, con el fondo de su rostro en el estadio Monumental, para atender las constantes llamadas de los medios y para cumplirle el sueño a Daniel Luond, el hincha que por un día tuvo su gorra, su silbato, su pizarra. Que por un día fue Gregorio Pérez.

¿Regresa al Perú?

"Espero volver, porque soy un hombre de fe. Si no es así, igualmente estoy agradecido, aunque se puede truncar un sueño. Muchos pueden pensar que lo mío es demagogia, pero no es así, es lo que siento. Me va a doler si no puedo regresar, pero tendré que aceptar la realidad”. El domingo por la noche, en Movistar Deportes, Gregorio Pérez abría interrogantes sobre su futuro.

Por su edad (72), se encuentra dentro de la población de riesgo y la situación en el país es preocupante respecto a la pandemia. ¿Cuál fue la postura de la institución? “Lo que se ha planteado es la firma de una declaración jurada por parte del profesor Pérez y de sus familias. Es por un tema de excepción de responsabilidades”, sostuvo Carlos Moreno, administrador de Universitario de Deportes. A ello se suma que se necesita una certificación médica de aptitud emitida por el médico del empleador (habrá una fiscalización constante).

Mientras se resuelve este único misterio con relación a Pérez, durante estos meses ha quedado claro su manejo, su experiencia, sus conocimientos y el cariño al club. Y esto último, sobre todo en el fútbol, siempre se nota.

TE PUEDE INTERESAR


TE PUEDE INTERESAR: