¿Qué hace falta para obtener el juego de fútbol más realista del mundo?

Sagas futboleras como FIFA y PES han dominado el mercado de los videojuegos desde hace buenos años, y cada nueva edición trae novedades que antes eran impensables para una consola. ¿Qué nos depara el futuro? Echemos un poco de imaginación al asunto.

FIFA 19

FIFA 19 apunta a ser el videojuego más completo hasta la fecha (Foto: EA Sports)

FIFA 19 apunta a ser el videojuego más completo hasta la fecha (Foto: EA Sports)

Todos los videojuegos de fútbol parecen iguales hasta que avanzas en el tiempo y echas un vistazo al pasado. Más ahora que estamos con la fiebre del Mundial de Rusia y se vienen grandes novedades en el terreno de los gamers.

Quienes ya están por los treinta años fueron testigos de cómo evolucionaron los videojuegos de fútbol desde el Atari hasta la última generación del PlayStation. Pero así como han evolucionado las consolas, nosotros como videojugadores hemos ido exigiendo aspectos que antes nunca habíamos imaginado.

Qué íbamos a pensar que sería posible visualizar los rostros de los jugadores o si quiera imaginar que podían cansarse de tanto correr en la cancha.

Cada vez más, los juegos de fútbol apuntan a simular la realidad misma, ¿pero cuál será el límite? ¿No llegaremos a un punto en el que todos los juegos de fútbol serán iguales, porque la realidad del fútbol es una sola?

Quisiera adelantarme al futuro y agregar un par de cosas que harían revolucionar a los videojuegos de fútbol de haber la tecnología suficiente.

Jugadores con sentimientos
Imagina que en un momento del partido, Lionel Messi juega terrible, porque se falló un penal al inicio de la partida y lleva cinco partidos sin anotar.

Anímicamente no está en su mejor momento y lo notamos en la pantalla cuando observamos que en cada partido varían los stats de rendimiento. O también puede suceder lo contrario, que Messi tenga más aguante, porque está picón de no meter goles.

Así como FIFA 18 tiene mucho cuidado en las puntuaciones de cada jugador, ¿por qué no tener un perfil psicológico de cada uno respecto a su rendimiento?

Actividad cardíaca
Estás perdiendo 2-1 y necesitas voltear el partido para pasar a la siguiente fase del juego. Tus manos sudan y comienzas a desesperarte.

¿Qué tal si la consola reconoce este cambio de ánimo según tus pulsaciones cardíacas? El sistema identificaría este comportamiento y haría que los jugadores estén "nerviosos" y fallen pases o pierdan el control del balón con facilidad.

Inconductas de los jugadores
Los videojuegos actuales se desarrollan al margen de la vida social de los jugadores, pero qué tal si es posible agregar el componente "humano" a la simulación del deporte rey. De ser posible, tendríamos casos de dopaje, inasistencia a los partidos por culpa de las juergas, problemas familiares, etc.

Temo que esta "alucinada" será muy difícil de realizarse, debido a que los videojuegos actuales cuentan con los nombres originales de los futbolistas. ¿Quién permitiría que nombres como Cristiano Ronaldo o Lionel Messi se manchen en un videojuego que busca ser lo más real posible? Sería un riesgo, pero sin duda llamaría la atención.

Árbitro injusto
Los videojuegos tienden a crear un escenario ideal para que la competitividad sea justa, pero la vida real no siempre es así. Ya hemos visto partidos en los que el árbitro favorece a un equipo, sea por fallos de percepción o simple casualidad. Sería interesante poder indexar esta variable a el IA del réferi para tener una partida más realista con una pizca de humanidad imperfecta.

La hinchada
Jugar de local debería aumentarte los stats si es que llevas una buena campaña y los hinchas te son fieles de corazón. Pero si la campaña fue un desastre, el rendimiento de los jugadores debería empeorar por la presión del club y de los hinchas que exigen resultados inmediatos.

Si a esto se suma la posibilidad de atender las conferencias de prensa, el hipotético videojuego futurista habría dado un salto gigantesco.

Sería muy atrevido dar una fecha para la llegada de estas ideas a la realidad. Me parece que la mayoría son posibles, pero quizá el videojugador no está preparado para asimilar nuevas funciones y lógicas de juego.

Ya es cuestión de tiempo y de las tendencias de consumo de los nuevos gamers que exigirán aún más a la industria. Mientras tanto, los treintañeros seremos nuevamente testigos del constante nacimiento de algo que creíamos acabado.

Leer comentarios