Todo en esta vida se paga, reza un conocido refrán popular. Y eso es lo que justamente ocurrió en la siguiente historia. En San Diego, Estados Unidos, una mujer denunció a través de que un empleado de Starbucks, de nombre Lenin Gutiérrez, se negó a atenderla por no usar tapabocas. La fémina, llamada Amber, tenía la esperanza de recibir el siempre incondicional apoyo de internet y que el joven fuera crucificado en redes sociales, pero no, sucedió todo lo contrario. Todos aplaudieron las medidas de seguridad que siguió Lenin para evitar posibles contagios de .

Pareja se volvió viral por ‘defender’ mansión en St. Louis con armas durante protestas de Black Lives Matter
Encontrar al conejo oculto entre varios gatos es el reto viral más difícil de superar

“Conozcan a Lenin de Starbucks, quien se negó a servirme porque no estoy usando un cubrebocas. La próxima vez esperaré a la policía y presentaré una exención médica”, escribió molesta Amber Lynn Gilles en su cuenta de el pasado 22 de junio. La publicación se hizo rápidamente viral obteniendo miles de comentarios.

Pero las reacciones a su post no fueron las esperadas. En lugar de que el internet le mostrara su apoyo, muchos usuarios en la criticaron por denunciar a un empleado de Starbucks que únicamente realizaba su trabajo de manera responsable, al pedir a los clientes que usen cubrebocas por la emergencia sanitaria.

Ante esta situación, que se salió de control, Amber habló con la cadena NBC News para explicar lo sucedido y denunciar que incluso recibió amenazas de muerte por su publicación. “Nunca lo amenacé, solo lo llamé por sus acciones. Nunca lo amenacé y he recibido amenazas de muerte, miles, es muy molesto. Da mucho miedo”, señaló.

El primer animal que veas te dirá algo que no sabías de ti

Además, explicó que dos días antes de lo ocurrido había comprado un par de cafés en el mismo Starbucks, también sin usar cubrebocas, y que en aquella ocasión no tuvo ningún problema.

La versión de Lenin Gutiérrez

Ante la petición de miles de personas en , Lenin Gutiérrez, el empleado de Starbucks en cuestión, dio su versión de la historia. El joven contó que le preguntó si no tenía un tapabocas y ella simplemente dijo que “no lo necesitaba”.

Lenin se dispuso a recordarle las disposiciones de la cadena y las recomendaciones de usar cubrebocas para evitar contagios dentro de las cafeterías. Dijo, no obstante, que de todos modos pensaba atenderla. Pero Amber comenzó a lanzar insultos y a llamar ovejas a las personas. Minutos más tarde volvió y fue cuando pidió el nombre del empelado y le tomó una foto para hacer la denuncia.

Khabib y Conor: dos liebres protagonizaron tremenda pelea de box en plena calle

“Ese día estaba en la caja, la mujer vino sin cubrebocas y le pregunté si tenía uno y ella me dijo que no lo necesitaba. Le iba a mostrar un papel en el que se les pide a los clientes usar un cubrebocas, pero empezó a armar un revuelo, dijo Lenin.

Un pago ‘generoso’ por hacer bien las cosas

Pero lo mejor de esta historia es que el apoyo a Lenin Gutiérrez no se vio reflejado sólo en mensajes en contra de la publicación de Amber Lynn. Resulta que un hombre, identificado como Matt Cowan, creó una campaña de donaciones para apoyarlo a través de . Tenía la idea de juntar unos mil dólares para él, pero esa cifra quedó muuuuy atrás en estos días.

Las donaciones para Lenin ya superan los 60 mil dólares. Una “propina” muy generosa por cumplir su deber de invitar a los clientes a respetar las medidas sanitarias para evitar contagios.

En su video, el empleado de Starbucks agradeció las donaciones, mencionó que las destinará para cumplir su sueño de convertirse en bailarín profesional y recomendó a todos usar tapaboca y evitar la propagación del . ¡Cómo amamos los finales felices!

TE PUEDE INTERESAR:

VIDEO RECOMENDADO

Así fue el emotivo rescate a una ballena que quedó atrapada en una red de pesca ilegal en Italia

Así fue el emotivo rescate a una ballena que quedó atrapada en una red de pesca ilegal en Italia
Buceadores de la Guardia Costera italiana rescataron a una ballena atrapada en una red de pesca ilegal, cerca de la costa de Lipari. (Facebook: guardiacostiera)