La historia de Scott Hall, el ‘chico malo’ que revolucionó la lucha libre (Foto: WWE)
La historia de Scott Hall, el ‘chico malo’ que revolucionó la lucha libre (Foto: WWE)

Hoy en día hay muchos ‘heels’ (término que se refiere a los luchadores villanos en el ring) dentro de la lucha libre. Cada uno, con su respectivo personaje, intenta capturar al fanático y convencerlo con su papel. Muchos se han inspirado en los ‘malos’ del pasado, de la década de los 90, en especial de (también conocido como Razor Ramon).

Scott fue un pionero del wrestling. Su impresionante estatura (2.01 cm) y profunda voz lo hicieron uno de los favoritos del público, pese a que era ‘heel’. Él logró hacer lo que pocos villanos pueden: ganarse a los fanáticos sin salirse de su papel. Era el ‘bad guy’ (chico malo), pero ‘cool’.

El pasado lunes, luego de estar conectado a un soporte vital debido a tres infartos, Scott Hall falleció a los 63 años, dejando un legado imborrable. El desaparecido luchador será recordado por ser uno de los campeones Intercontinentales más importantes de (antes de WWF), además por ser dos veces miembro del Salón de la Fama e integrar uno de los grupos más destacados de la lucha libre: New World Order (nWo).

Sus inicios

En 1985 comenzó su carrera en la lucha libre. Su primera experiencia fue en la American Wrestling Association (AWA). Allí estuvo un par de años, donde logró el título en parejas junto a Curt Henning. Tras su paso por esa empresa, Scott Hall se fue a la National Wrestling Alliance (NWA) en 1989. Durante ese periodo, estuvo a prueba para entrar a la WWF (ahora WWE); sin embargo, no llegó a firmar.

Hall volvió a la NWA, pero no tuvo la relevancia necesaria, por lo que decidió abandonar la empresa e irse para la World Championship Wrestling (WCW) en 1991. Scott apareció con su nuevo ‘gimmick’ (personaje) llamado ‘The Diamond Studd’, que se caracterizaba por ser una persona vanidosa e invitar a mujeres al ring. En sus primeros meses, tuvo un gran respaldo de los directivos, pero a finales de año, su ascenso fue disminuyendo.

Scott no encontraba ese lugar adecuado y esa confianza para seguir explotando sus personajes hasta que se dio su firma por WWF en 1992. Hall debutó bajo el nombre de ‘Razor Ramon’, un matón cubano-estadounidense de Miami. El personaje se basó en Tony Montana y Manny Ribera de ‘Scarface’. Hall sacó provecho de su personaje y empezó a ganarse el respeto de todos los fanáticos gracias a su carisma, pese a ser el ‘chico malo’.

¿Cómo nació ‘Razor Ramon’?

Scott Hall se inspiró en la recordada película de Al Pacino y practicó su acento cubano, pese a que no tenía orígenes ni familiares de la isla. Creyó en su personaje y le presentó la idea a Vince McMahon. De inmediato, el jefe de WWF aceptó la idea. Solo faltaba encontrar un nombre, la directiva propuso ‘Razor’, pero Hall pensó que sería mejor como apodo.

Scott Hall le pidió un nombre a Tito Santana, luchador hispano de la empresa, que empezara con la letra R y este le sugirió Ramon. Su flamante debut se dio el 8 de agosto de 1992, entró portando cadenas de oro y con mondadientes en la boca.

Su salto a la fama

La popularidad de ‘Razor Ramon’ ya era muy sólida, pero le faltaba una rivalidad que escalara a otro nivel y lo llevara a la fama mundial. Su consagración llegó con el feudo con Shawn Michaels en 1994. Durante ese periodo, Scott Hall era el campeón Intercontinental, dado que ‘HBK’ no lo había defendido por meses debido a una suspensión por la empresa.

Ramon logró el título; sin embargo, Michaels regresó con su propia versión del cinturón, aduciendo que él era el verdadero campeón, ya que nadie lo había derrotado. La rivalidad llegó al punto máximo en WrestleMania X, con el primer combate de escaleras en la historia de WWF. Ambos cinturones colgaban en el centro del ring y el primero que los cogiera sería el campeón indiscutido.

Dicho combate pasó a la historia no solo de la WWE, sino del mundo de la lucha libre. Asimismo, recibió el primer calificativo de cinco estrellas de la empresa, además de ser votado como lucha del año por la revista Pro Wrestling Illustrated y la propia compañía lo puso en el top 5 de los mejores combates en la historia de en WrestleMania.

Su pasó a la WCW y la aparición de nWo

Scott Hall ya era una estrella dentro de la WWF; sin embargo, dio un golpe en la mesa al firmar por la WCW en plena ‘guerra de los lunes’ en 1996. Ambas compañías luchaban por los ratings y el traspaso de Scott fue un duro golpe para la compañía de McMahon. No llegó solo, lo acompañó su amigo Kevin Nash.

Hall y Nash, por su pasado en WWF, se hicieron llamar los ‘Outsiders’ durante un tiempo. En uno de sus más recordados feudos, retaron a un combate tres contra tres a Sting, Lex Luger y Randy Savage, La lucha era claramente dos contra tres, pero ellos dijeron que su compañero estaba en el edificio. Terminado el combate, apareció el mítico Hulk Hogan para ‘salvar’ a Randy Savage, pero de forma inesperada lo atacó y se declaró como el tercer miembro de la naciente New World Order (nWo).

Esta transición de Hogan marcó también un antes y después en su carrera, ya que nunca había sido ‘heel’. Durante toda su etapa en WWF, había personificado al héroe . La reacción del público fue tan real que la basura llovió en el ring aquella vez. Esto supuso un quiebre en la batalla por el rating con la empresa de McMahon.

Luego de varios años con la nWo y con diversos integrantes y facciones, Hall volvió a la WWF cuando esta absorbió a WCW, aunque no tuvo el éxito esperado: fue despedido al poco tiempo en 2002, debido a sus problemas de adicción. Tras ello, pasó por Total Nonstop Action (TNA) y demás empresas independientes hasta que logró regresar como una leyenda a WWE, en WrestleMania 31 para la lucha entre Triple H y Sting, además de estar presente en el aniversario 25 de RAW.

En 2014, Scott Hall fue inducido al Salón de la Fama de WWE por primera vez bajo el nombre de ‘Razor Ramon’. Y en 2020, entró por segunda vez (con su nombre real) por ser miembro de nWo. Durante su presentación dejó una de sus célebres frases. “Los malos tiempos no duran, pero los chicos malos sí”.

Sus problemas fuera del ring

Como otros luchadores, Scott Hall tuvo diferentes problemas, en especial el consumo de drogas, pero el primer capítulo oscuro en su vida fue antes de ser conocido. En 1983, la leyenda estuvo envuelto en una muerte a las afueras de un club nocturno, pero fue absuelto por falta de pruebas. Sin embargo, durante una entrevista con ESPN en 2011, admitió que nunca olvidó ese hecho.

Hall ha sido arrestado en numerosas ocasiones durante su vida: en 1990 destrozó una limusina frente a un club nocturno, en 1998 acosó a una mujer de 56 años frente a un hotel de Baton Rouge. Pero el episodio que más sensación causó se remonta al 2008, cuando el comediante Gimmy Graham dijo en un escenario que Hall aspiraba cocaína y que su carrera se estaba hundiendo como la de Owen Hart (otro campeón desaparecido en 1999 en un accidente durante unos fuegos artificiales).

Scott se volvió loco y tiró al actor del escenario. En 2010, fue detenido por resistirse a un funcionario público y en 2012 por violencia doméstica. Al año siguiente, su amigo Diamond Dallas Page lo ayudó a desintoxicarse, iniciando una recaudación de fondos para permitirle varias operaciones de cadera y dientes.

Durante una entrevista para The Whig en 2016, la leyenda habló sobre su adicción a las drogas. “Nunca negué que tuve problemas. Es por ello que he ido a rehabilitación 12 veces. Fueron a partir de la quinta o sexta vez cuando en la WWE dieron un paso adelante con mi caso y empezaron a asegurarse de que no me faltasen clínicas de diagnósticos duales”, reveló. Que descanse en paz.


Recibe : te enviaremos el mejor contenido deportivo, como siempre lo hace Depor.

TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS