Rodrigo Santillán ganó la medalla de bronce en los 100 metros espalda, clase S2. (Foto: Ministerio de Educación)
Rodrigo Santillán ganó la medalla de bronce en los 100 metros espalda, clase S2. (Foto: Ministerio de Educación)

Por Pamela Ríos

“Demasiadas vacaciones, mamá. Extraño la piscina”. Las palabras de , quien con 15 años dejaba de ser un niño y comenzaba a entender la importancia de ser un deportista calificado, sobrecogen el corazón de Mónica, su madre, su protectora en estos días en los que las personas con discapacidad son las más vulnerables.

Antes del Estado de Emergencia, su rutina empezaba a las 6:00 am y terminaba a las 10:00 pm. Ahora, el paranadador nacional se acostumbra a vivir alejado de La Videna, donde la tranquilidad del agua lo ayudaba a cuidar la salud, para pasar sus días en su pequeña casa en Pachacamac.

“Me levanto, entreno y luego estudio. Cuando acabo juego con mi hermanita y mis padres. Extraño la piscina y el colegio, pero es por nuestro bien (la cuarentena), solo nos queda permanecer en casa”, dice el clasificado a los Juegos Paralímpicos. La pandemia frenó sus planes, pero desarrolló su sentido de la responsabilidad.

“Tenía un torneo en Sao Paulo el 22 de marzo, pero se canceló. Iba a ser primer viaje sin mamá, pero por algo pasan las cosas”, finalizó. Vendrán tiempos mejores.

TE PUEDE INTERESAR