El baile de los que sobran: PSG tenía lista una lujosa fiesta para celebrar título de la Copa de Francia

Festejaron antes de tiempo. El cuadro parisino había preparado una enorme recepción para Neymar, Mbappé y compañía, pero el Rennes se encargó de que, como en los cuentos de hadas, todo termine en nada.

PSG

PSG tenía lista una fiesta para celebrar la Copa de Francia. (Getty)

PSG tenía lista una fiesta para celebrar la Copa de Francia. (Getty)

Se les quemó el pan en la puerta del horno. Incluso antes del partido, ni el más pesimista hincha del PSG pensó que el  Rennes les ganaría la final de la Copa de Francia. Menos aún cuando se pusieron 2 a 0 arriba en el marcador. Sin embargo, en el fútbol nada está dicho hasta el final, y Neymar y compañía no solo se quedaron sin título, sino también sin cena de celebración.

Según revelan desde Francia, el PSG tenía lista una fiesta y una gran recepción, con buffet incluido, para celebrar una nueva copa de la temporada. Pero desde luego, todo quedó en nada. El Rennes igualó el encuentro, forzó los penales y ganó 6 a 5 la definición, quedándose con el título.

De hecho, los salones del Parque de los Príncipes había sido elegido el lugar de la que sería una noche inolvidable. Aunque eso no cambió. Finalmente sí lo fue, pero por la inesperada caída. Y los únicos que celebraron fueron los dirigidos por Julien Stéphan.

¡David venció a Goliat!

El modesto pero atrevido Rennes, que encandiló y sorprendió en la Liga Europa, en la que, por ejemplo, eliminó al Betis, se hizo acreedor al éxito por esfuerzo, trabajo de equipo y fe. Y la necesitaba. Porque el PSG comenzó pletórico. Dani Alves, con una magnífica volea a un saque de esquina de Neymar, y éste, con un precioso disparo picado situaron un contundente 2-0

No se hundió el Rennes, que encontró oxígeno con un autogol antes del descanso (m.40) de Presnel Kimpembe. Alimentó su sueño y frenó al PSG. Pese a la superioridad de los de Tuchel, la osadía del Rennes encontró la recompensa con el empate gracias a un magnífico remate de cabeza de Edson Mexer tras un saque de esquina botado por Clement Grenier.

Mbappe tuvo alguna que otra ocasión en un partido gris, que se tornó en negro cuando el colegiado le mostró tarjeta roja a dos minutos del final por una dura entrada sobre Damien da Silva en plena frustración. La tanda de penaltis, no obstante, era inevitable. Todos los lanzadores aprovecharon su tiro hasta que llegó el turno de Nkunku. Su tiro se marchó alto y supuso el nuevo mazazo para el millonario proyecto del PSG y la gloria al Rennes.

Lluvia de millones por este crack que el Madrid solo quiere prestar

Hijo de Zidane tuvo terrible blooper en el Real Madrid Castilla

Seleccionado de República Checa falleció en terrible accidente

Mira aquí la tabla de posiciones de la Premier League

Leer comentarios

Cargando siguiente contenido

Abrir en App