Erick Gutiérrez es canterano de Pachuca. (Getty Images)
Erick Gutiérrez es canterano de Pachuca. (Getty Images)

es una de las figuras de la que disputará el Mundial Qatar 2022 y hoy en día goza de continuidad en la Eredivisie con . Sin embargo, todo este proceso ha sido parte de un vaivén de emociones para ‘Guti’ quien estuvo cerca de dejar el equipo en el mercado pasado por falta de continuidad. En una entrevista, contó quién fue ese factor clave para que no se marchara.

Con un gran cartel llegó a Países Bajos procedente de Pachuca y fue Ruud Van Nisterloy quien siempre le mostró su confianza para tenerlo entre sus filas. La premisa fue priorizar a su familia y esto ha tenido los mejores frutos porque ya es titular indiscutido.

“Casi nadie sabe la historia. Cuando estuve en mis primeros dos años acá Ruud se acercaban a mí, de que no jugaba. Me aconsejaba que tenía que tomar la mejor decisión, que tenía que ver por mí, por mi familia y mi futuro, comentó el seleccionado nacional en una entrevista a TUDN el pasado mes de agosto previo al inicio de temporada en el fútbol de Países Bajos.

“Me decía que si quería tener minutos a lo mejor tenía que salir. Cuando hacían eventos nos salíamos a platicar. Ahora que llegó acá había muchas de que pudiera ir a otro club, se me acercó y me dijo que era importante en el club, que le podía dar mucho y quería que me quedara. Como jugador eso te da tranquilidad, te hace sentir importante”, agregó.

Como parte de una reflexión personal, destacó que el cambio de actitud lo llevó a tener mucho más minutos y también ganarse la confianza del técnico con el resto del plantel.

“De ser importante a llegar acá y no tener minutos dije: ‘Cómo voy a tener minutos y me bloquee. Ahí empecé a generar lo negativo. Retrocediendo me pregunto: ´¿Por qué me volví loco tan rápido?’. Pudo haber sido distinto si mi actitud fuera distinta”, agregó el exjugador de Pachuca.


Las declaraciones sobre su familia

En una conversación con el canal oficial del club, PSV TV, Érick Gutiérrez contó cómo vivió ese momento que pasó en el equipo, donde no tenía muchas oportunidades, algo que lo tenía con mal ánimo y que aseguró que lo trasladaba a su casa.

“A ningún jugador le gusta sentarse en el banquillo. Llegaba triste a casa con mi familia y creo que mi actitud la transmitía, y eso estaba mal. Pero no me rendí, entrenaba al 100 por ciento, siempre positivo, y ahí están los resultados”, dijo en la entrevista.


Recibe : te enviaremos el mejor contenido deportivo, como siempre lo hace Depor.

TE PUEDE INTERESAR