Paloma Schmidt se encuentra entrenando por su cuenta en Dinamo Marina, un pueblo de Italia. (Foto: archivo personal)
Paloma Schmidt se encuentra entrenando por su cuenta en Dinamo Marina, un pueblo de Italia. (Foto: archivo personal)

Por: Pamela Rios

solo quería volar y sentirse libre sobre su vela, pero a dónde fue el coronavirus le cerró las puertas. Nuestra clasificada a Tokio 2020 estaba lista para participar en el Torneo Princesa Sofía en España. Sin embargo, cuando llegó a Mallorca, tras 16 horas de viaje (8 por carretera y 8 en ferry) el campeonato fue cancelado por la expansión del .

“Los primeros días de cuarentena en España fueron duros. No sabíamos qué hacer, no podía ni ejercitarme con la bicicleta porque no se podía salir ni al malecón”, cuenta la velerista, quien tenía la esperanza de aprovechar la travesía y el lugar. La decisión del gobierno español de decretar la cuarentena general acabó con su ilusión y no tuvo más remedio que regresar a Italia, donde vive en el pequeño pueblo de Diano Marina.

Pero este no fue el único momento de estrés y nerviosismo que le tocó vivir. Cuando regresó del Mundial de Australia, por poco, nuestra velerista se queda sin uno de sus implementos. “Al regreso, tenía que recoger un bote en Milán. Estuve el 7 de marzo en el aeropuerto y el día siguiente la región de Lombardía cierra. Nos salvamos por un día, sino nos quedábamos sin la embarcación”, aseguró Paloma.

#YoEntrenoEnCasa

El estado de cuarentena para Paloma, y mucho de nuestros deportistas que ya tienen asegurado su boleto a Tokio, no es un impedimento. Pese a que ya tiene más de 1 mes fuera del agua, la deportista peruana sigue preparándose a diario para no perder su estado físico.

“Ahora estoy aprovechando en realizar ejercicios físicos y con mi entrenador hemos creado un simulador de vela con una liga. Ello me sirve para realizar los movimientos”, afirmó la tres veces olímpica.

Agradeció a Vizcarra

“Desde acá aplaudo las decisiones que se han tomado en Perú. En un inicio, se tenían poquísimos casos, pero igual las decisiones fueron drásticas. Es la única forma de acabar con el virus”, dijo Paloma Schmidt, mientras afirmaba que en un inicio en Europa no se tomó en serio la pandemia del COVID-19.

“Nosotros decíamos ‘cómo en Milán las personas no iban a poder salir de sus casas’. Felizmente, donde estoy (Diano Marina, Imperia -Italia) la preocupación es mínima. Hay casos, pero pocos. De todas maneras tenemos que protegernos para ir a realizar las compras y otras actividades de urgencia, pero no es nada alarmante”, finalizó.

TE PUEDE INTERESAR