Efraín Sotacuro, medallista de los Juegos Panamericanos 2019. (Foto: Lima 2019)
Efraín Sotacuro, medallista de los Juegos Panamericanos 2019. (Foto: Lima 2019)

Efraín Sotacuro corre en las mañanas por los cerros de Huancayo con la ilusión de ser un mejor deportista. En las tardes, su tiempo transcurre entre las clases virtuales de marketing y el cuidado a su familia. Su hijo nació hace dos meses y ahora su vida es más agitada; sin embargo, él siempre se da tiempo para responder a sus seguidores en las redes, a pesar que sean miles los mensajes.

Explica que sus responsabilidades aumentaron tras ganar admiradores y seguidores al obtener la medalla de bronce en los Juegos Parapanamericanos Lima 2019. Efraín no se considera un ‘influencer’ de moda, pero sí un ejemplo de superación.

“Mi vida cambió luego de Lima 2019. La gente me conoce más, tengo ayuda de la empresa privada y los seguidores aumentaron; hasta del extranjero me escriben para pedirme ayuda motivacional. Le respondo a todos. Me alegra saber que el mundo conoce esa fortaleza que me llevó a superar la pérdida de gran parte de mis brazos”, afirma.

Pura fuerza

Han pasado más de 15 años desde que el huancavelicano recibió una descarga eléctrica de una torre de alta tensión abandonada en Casapalca, en Huarochirí. El accidente motivó la amputación de sus dos extremidades, cuando apenas era un adolescente.

Quedar marcado por las casualidades de la vida no se convirtió en un pretexto para este treintañero. De hecho, el tiempo lo ayudó a sanar las heridas del alma. Durante esa transición, descubrió talentos que llevaba escondidos, esos que lo condujeron al éxito.

“Correr en el Estadio Atlético de la VIDENA y conseguir una medalla fue lo más importante de mi carrera. En esta sede espectacular, que sigue al servicio de nosotros, confirmé que mis piernas son un regalo de Dios. Gracias a ellas también he recorrido el mundo, representando a mi país”, comenta.

Corrió en los Juegos Paralímpicos Río 2016 donde finalizó cuarto, destacó en la maratón de Londres en el 2017 y no paró hasta llegar a España, en donde obtuvo la marca clasificatoria a Tokio 2020. Actualmente, aguarda que el Comité Paralímpico Internacional (IPC) confirme su clasificación, donde ya están Israel Hilario (Para ciclismo), Rosbil Guillén (Para atletismo), Angélica Espinoza (Para taekwondo) y Rodrigo Santillán (Para natación).

Destino

Ser embajador de Lima 2019 y estar a puertas de alcanzar un cupo para los próximos Juegos Paralímpicos es una gran responsabilidad, refiere. Por ese motivo, agrega que toda su energía está centrada en enriquecer su historia, su objetivo, dejar huella en el evento multideportivo más importante del mundo.

“El reto es grande. Yo quiero conseguir una medalla en Tokio 2020. Antes de ello, tengo pensado competir en una maratón de Sevilla, que posiblemente se desarrollará en marzo o abril”, estima.

Inspirado en los valores de la perseverancia y la determinación, Efraín Sotacuro busca amplificar su romance con el atletismo. El talento que lleva en las piernas lo seguirá acompañando en cada trote, en cada respiro.

TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS