La avena es un alimento delicioso. (Foto: Pixabay)
La avena es un alimento delicioso. (Foto: Pixabay)

La mejor forma de proteger tu organismo es llevando un . Es decir incluyendo en tu dieta, alimentos que te brinden los nutrientes que tu cuerpo realmente necesita para estar .

Y es que así puedes prevenir la aparición de enfermedades como la obesidad, diabetes, colesterol alto, hipertensión, entre otras comorbilidades. De acuerdo al Ministerio de Salud, en el Perú, 15 millones de personas (62 % de la población mayor de 15 años) tiene sobrepeso.

Al parecer esa cifra ha causado preocupación en los peruanos, ya que han empezado a cambiar sus hábitos. De hecho, según un estudio realizado por Taste Tomorrow 2021 de Puratos, Perú se ha convertido en el tercer país de Latinoamérica con más búsquedas de productos bajos en grasa y calorías.

Asimismo, de acuerdo a la investigación, el 81% de las personas afirman que la fibra dietética es clave para una buena alimentación, teniendo un efecto positivo en su salud intestinal.

En ese sentido, la cobra un papel importante y a continuación, Suriko Mendoza, licenciada en Nutrición y Dietética del Instituto Carrión comenta más al respecto.


¿Cuáles son los beneficios de la avena?

“Este alimento contiene proteínas, vitaminas B1, B6 y folatos, minerales como calcio, magnesio, potasio y fosforo. Asimismo, destaca el contenido de betaglucanos que es un polisacárido que compone la fibra dietaria y actúa disminuyendo el colesterol y los niveles de glucosa en la sangre”, indica la especialista.


¿Por qué comer avena en el desayuno?

“Las personas que consumen avena en el desayuno tienen un aporte calórico mayor debido al contenido de carbohidratos y lípidos saludables de tipo monoinsaturado y poliinsaturado que se encuentran en el endospermo. El endospermo es la parte interna del grano, y es rica en carbohidratos y lípidos saludables. Desde el punto de vista nutricional, se puede decir que constituye un desayuno equilibrado siempre y cuando sea consumida en las porciones adecuadas, según sea al estilo de vida de cada persona”, resalta Suriko Mendoza.


4 opciones para consumir avena en el desayuno

Para llevar una alimentación saludable, la especialista compare la receta de cuatro formas nutritivas y fáciles de preparar para que disfrutes a la hora del desayuno y si deseas también como un snack.


Galletas con avena


Ingredientes

  • 60 gramos de mantequilla derretida
  • 60 gramos de avena
  • Huevo
  • Sal
  • Azúcar rubia
  • Harina integral
  • 1 cucharada de levadura
  • Trozos pequeños de manzana con canela

¿Cómo preparar?

Paso 1

Colocar la mantequilla derretida en un tazón y mezclar con la avena. En otro recipiente añadir el huevo, una pizca de sal y 60 gramos de azúcar rubia, y batir bien.

Paso 2

Después, agregar 1/3 de la harina integral y una cucharada de levadura. Mezclar todo y añadir trozos pequeños de manzana con canela.

Paso 3

En un tazón para el horno, ir colocando la masa de las galletas de avena y manzana. Finalmente, introducir al horno a 180°C de 10 a 15 minutos o hasta que luzcan un poco doradas y por dentro tiernas.


Tortilla de verduras


Ingredientes

  • Verduras de tu preferencia
  • Huevo
  • Avena

¿Cómo preparar?

Paso 1

Lavar y desinfectar las verduras que vas a usar, luego rayarlas y escurrirlas hasta que pierdan la mayoría de su líquido. Después, mezclar con huevo, y avena.

Paso 2

Posteriormente, con la palma de las manos empieza a obtener pedazos de forma ovalada y cocínalas en una sartén por 5 minutos o hasta que luzcan doradas por ambos lados.


Barritas energéticas


Ingredientes

  • Papel de manteca
  • 200 gramos de avena
  • 80 gramos de frutos secos
  • 100 gramos de miel
  • 1 cucharadita de vainilla

¿Cómo preparar?

Paso 1

Precalentar el horno a 180°C y hornear por 15 minutos una fuente forrada con papel manteca que tenga 200 gramos de avena y 80 de frutos secos.

Paso 2

Al mismo tiempo, calentar en una olla pequeña, a fuego lento, 100 gramos de miel, y una cucharadita de vainilla, removiendo ocasionalmente la mezcla.

Paso 3

Culminado el tiempo necesario en ambos casos, combinar los contenidos en un recipiente. Una vez combinado, vaciar nuevamente en la fuente con papel manteca y esparcir uniformemente en toda el área para hornearlo por 30 minutos a 150°C.

Paso 4

Luego, dejar enfriar por cinco minutos para poder cortar en piezas con un cuchillo. Las barras energéticas caseras se mantendrán frescas hasta por dos semanas si se guardan refrigeradas.


TE PUEDE INTERESAR