FOTO 2 DE 3 | Muchas de estas cáscaras no solo se pueden consumir, sino que hacerlo puede incluso ser beneficioso para la salud. | Foto: Pexels (Desliza a la izquierda para ver más fotos)
FOTO 2 DE 3 | Muchas de estas cáscaras no solo se pueden consumir, sino que hacerlo puede incluso ser beneficioso para la salud. | Foto: Pexels (Desliza a la izquierda para ver más fotos)

Ásperas o duras, algunas veces incluso con un poco de tierra, o hasta con manchas. Es posible que las cáscaras de frutas y puedan no resultar apetecibles a la vista. Quizás tampoco al tacto. Es por eso que a veces la descartamos sin más consideración. Sin embargo, muchas de las cáscaras no solo son comestibles, sino que también pueden ser beneficiosas para la salud.

Pepino

El pepino, que contiene una gran cantidad de agua, potasio y vitaminas del grupo B, es uno de los que más diferencias presenta entre la cáscara y el interior. Esto se debe a que, según indica la Fundación Española de la Nutrición (FEN), “en la piel se encuentran pequeñas cantidades de betacaroteno (una sustancia que se transforma en vitamina A) pero una vez que se pela, el contenido se reduce casi a cero”.

Papa

Generalmente, los tubérculos como la papa, el camote o la yuca son ricos en fibra y vitaminas. Y la mayoría de ellos están en la superficie. En el caso de las papas, la piel también aporta vitamina C adicional. Eso sí, hay que tener cuidado al comer las partes de coloración verde. Estas áreas pueden contener solanina, que debe ser removida para evitar intoxicaciones con sustancias tóxicas.

Naranja y limón

También rica en vitamina C, tanto la piel de los cítricos como la parte blanca que hace de capa intermedia son una fuente de nutrientes. Pero comer la piel de una naranja o un limón puede resultar un tanto desagradable. Por eso, rallar la cáscara de estos cítricos y añadirla a bebidas o como ingrediente de repostería es una opción para aprovechar sus cualidades sin renunciar a una buena experiencia gustativa.

Berenjena

Algunas cáscaras tienen casi la misma composición de la pulpa de los alimentos (como la manzana, la zanahoria o el tomate), pero otras son verdaderos nutrientes. La berenjena pertenece a la segunda categoría. “La cáscara morada de la berenjena denota la presencia de antocianina, la nasunina, que tiene un fuerte efecto antioxidante”, señalaron desde la Fundación Española de la Nutrición (FEN).

Mango

La piel del mango es una de la que más rápido se desechan por tener una textura dura. Sin embargo, es ahí donde se almacenan numerosos compuestos bioactivos como carotenoides y polifenoles como la mangiferina, que es un rico antioxidante. Aunque pueda resultar desagradable consumir esta parte, es una costumbre en algunos países. En otros, la piel del mango se está empezando a utilizar como infusión.

TRUCOS DE COCINA QUE TE AYUDARÁN A AHORRAR

Evita las verduras ya cortadas

Ser un poco perezoso en la cocina suele salir caro, así que a la hora de ahorrar lo primero es tener un cuchillo y demostrarte a ti mismo que eres capaz de cortar esa cebolla o zanahoria. No te harás millonario, pero si practicas mucho eso del corte puede que te ahorres algunos centavos para un gustito.

Nada de desechar verduras y frutas: cremas y batidos

Aquí no se desperdicia nada, como diría la abuela, y más si queremos ahorrar. Las frutas y verduras que estén un poco marchitas pueden tener una segunda vida en forma de sustanciosas cremas y refrescantes batidos. ¿Un plátano mustio? A la batidora con un yogur y tenemos un delicioso batido.

¿Unas fresas mustias? A la batidora con un yogur y tenemos un delicioso batido. (PhotoMIX | Pexels)
¿Unas fresas mustias? A la batidora con un yogur y tenemos un delicioso batido. (PhotoMIX | Pexels)

Haz caldos

No sólo como ingrediente para otras preparaciones, sino para improvisar una sopa salvadora. Comprarlo hecho no siempre es buena idea. Pon un día la olla y preparar unos litros de caldo para, de paso, aprovechar algunas de esas verduras que ya no están para aguantar más tiempo.

Busca productos de temporada

El sentido común es básico a la hora de hacer las compras y pensar en el menú de la semana o el mes. Si somos de ir al mercado será fácil saber qué está de temporada porque será lo más económico. A partir de ahí, sólo hay que pensar qué cocinar con eso que hemos comprado a buen precio en el supermercado.

VIDEO RECOMENDADO

Consejos de la OMS para tener una vida saludable

Consejos de la OMS para una vida saludable durante la cuarentena

MÁS SOBRE VIDA SANA...