Brock Lesnar es campeón porque WWE sigue atentando contra sus intereses

En Crown Jewel, Brock Lesnar ganó el vacante Universal Championship tras derrotar en una nueva absurda pelea a Braun Strowman

WWE Brock Lesnar

La próxima lucha de Brock Lesnar será en Survivor Series, mientras que es posible que su primera defensa titular se produzca recién el próximo año. (Foto: WWE)

La próxima lucha de Brock Lesnar será en Survivor Series, mientras que es posible que su primera defensa titular se produzca recién el próximo año. (Foto: WWE)

Más sobre:

wwe,

brock lesnar

Por: Antonio Seminario Arevalo

A WWE no le importa sus fanáticos. La empresa de lucha libre decidió colocar como 'imagen' de su marca a un sujeto que aparece una vez al mes cuando hay suerte, que pelea en duelos de cinco minutos y que solo se limita a aplicar los mismos castigos una y otra vez. Brock Lesnar es el campeón universal para perjudicar cualquier buena historia que se pueda pensar.

El objetivo principal de WWE es hacer dinero. Para ello, organiza espectáculos de lucha libre que la gente quiera ver. Por eso, sin importar que enoje a unos pocos, mientras haya ganancias ninguna queja será escuchada. Pero esto tiene que ser una aventura sostenible: tiene que lograr que el espectador desee que llegue la próxima semana para saber qué sucederá con las rivalidades que se cuentan.

Con un campeón de medio tiempo como Brock Lesnar, siendo el personaje "más importante" y portador del máximo objeto de deseo y tenor principal de Monday Night Raw, no se puede generar la suficiente expectativa semana a semana para atraer al público. Esto se traduce en una consecuente molestia por su presencia y ausencia.

Si bien es cierto, para lograr una sonrisa que impacte, esta tiene que ser sucedida de un enojo. Mientras más grande es la molestia, la alegría posterior será mayor. Parece que WWE tiene esta intención con Lesnar, pero el problema es que ha apelado a esta maniobra por demasiado tiempo.

WWE se dedicó en vender una imagen de un Lesnar despreocupado por la empresa, que no le importa nada más que el dinero que gana. La intención: favorecer a otro. Durante más de un año lo enfrentaron con Roman Reigns con el propósito de hacerlo cada vez más odiado para que cuando 'el chico bueno' por fin triunfe sea aplaudido. Luego de 504 días como reinante "secuestrador" del campeonato pasó esto, pero sin el resultado "esperado" -Roman siguió siendo abucheado-.

Ahora, sin Roman de por medio por una penosa enfermedad, la decisión de poner una vez más a Lesnar como campeón supone un retroceso para lograr un impacto hacia una dirección clara con respecto al futuro. Y lo más frustrante es que se tuvo la oportunidad de tomar un camino que podría beneficiar a muchos desde diferentes ángulos con un Braun Strowman campeón.

La empresa perdió la oportunidad de coronar a Strowman hace un par de meses cuando estaba en la cima de su popularidad. En Crown Jewel volvió a acariciar esa chance pues lo tenía todo acomodado para que el 'Monstruo entre hombres' goce del cariño y desprecio de muchos -fundamental son las reacciones siempre vivas de los espectadores, sin importar que sean a favor o contrarias-, pero una vez más le hizo entender a la fuerza que no lo ve como alguien lo "suficientemente bueno".

Se deja entrever que si ahora teniendo todos los factores en su favor fracasó frente a Lesnar, entonces nunca lo superará. De esta forma, Strowman verá todos sus futuros enfrentamiento como contiendas aburridas o superficiales. Evidencia de ello fue la persecución que emprendió para vengarse de Baron Corbin -pues lo atacó antes de la pelea contra Lesnar deslealmente para luego recibir uno y otro F5 hasta que fue derrotado-.

Por otra parte, sin importar lo popular que logre ser Strowman o cualquier luchador, WWE seguirá apostando por lo que cree es "algo seguro". De esta forma afecta también otras historias y estatus. Sin la oportunidad de optar al máximo campeonato -pues el portador no está- las estrellas de cartel solo compiten por un título secundario o en elocuciones sin ninguna distinción de por medio, haciendo las historias hasta cierto punto irrelevantes.

Con un campeón que llama la atención por el simple hecho de ser Brock Lesnar, que no necesita del título para ser un estelar, que tampoco es el "gran factor" que eleva las audiencias del espectáculo -aunque es un gran taquillero, razón por la cual se debería avalar por tenerlo más presente-; haciéndolo portador del Universal Championship, WWE lo único que está logrando es atentar contra sus propios intereses.

A esto hay que sumarle que Lesnar volverá a luchar recién en Survivor Series, cuando enfrente a AJ Styles y en momentos en que estará más cerca su vuelta a UFC, lo que significa que será otra lucha corta muy similar a las últimas que sostuvo. Mientras que probablemente su primera defensa titular será en Royal Rumble, a finales de enero del próximo año. 

Leer comentarios

Ir a portada