Santi Cazorla pudo haber perdido la pierna si no detectaban su problema a tiempo

En una entrevista exclusiva con el diario Marca, Santi Cazorla narró los terribles momentos que vivió por la lesión en el tobillo que hoy lo dejan fuera del fútbol.

Santi Cazorla con la periodista de Marca y su fisioterapeuta

Santi Cazorla con la periodista de Marca y su fisioterapeuta.

Santi Cazorla con la periodista de Marca y su fisioterapeuta. (Pablo García, diario Marca de España)

El partido ante Chile en Asturias marcó un antes y después para Santi Cazorla. Ese día, un golpe en el tobillo derecho le causó una fisura que lo obligó a dejar el césped. Desde ese momento, el español no volvió a ser el mismo. "Las primeras partes las aguantaba un poco mejor, si entraba en calor podía jugar, pero en el descanso, en cuanto me enfriaba un poco, se me saltaban las lágrimas", cuenta.

Sus ganas de querer salir adelante y de convertirse en la figura del Arsenal lo llevaron a infiltrarse varias veces, pero el dolor cada vez era menos combatible. Él no sabía que ese sería el inicio de las ocho operaciones que llevó a bien la recuperación de su tobillo.

En Inglaterra, los médicos no le daban esperanza. "Si consigues volver a caminar con tu hijo por el jardín, date por satisfecho, me dijeron". Sin embargo, el volante nunca se dio por vencido. Y fue esa tenacidad la que le permitió develar el problema de fondo: la infección.

Cuando le quitaron los puntos tras la operación, la herida no cicatrizaba. Se paraba abriendo y eso causó que se infecte. "Seguía jugando, me decían que estaba bien. El problema es que no cicatrizaba y las heridas volvían a abrirse, se infectaban", contó.

Cazorla dejó Inglaterra en busca de nuevas opiniones. Y fue en esa búsqueda que encontró a respuesta. Tres bacterias habían atacado el pie del jugador y le habían comido ocho centímetros del tendón de aquiles. 

Este último 29 de mayo, el doctor Sánchez, el mismo que identificó el problema del español, consiguió la reconstrucción del tendón después de largas sesiones. El resultado fue exitoso. El Arsenal, en pos de su estabilidad, le renovó hasta junio de 2018, pero él confía en volver en enero y seguir jugando muchos años más. "No soy ningún exjugador", dice.

Cazorla explicó además que en estas situaciones se ve a los verdaderos amigos. "Ahora me doy cuenta de quién es quién. Casi cada día recibo un mensaje de Iniesta, Silva, Villa, entre otros.

Leer comentarios