WWE: Ronda Rousey nunca fue una peleadora de MMA

Tras el discurso que lanzó contra Becky Lynch en el reciente episodio de Monday Night Raw, la campeona demostró su talento innato para la lucha libre

WWE Ronda Rousey

Ronda Rousey tiene, literalmente, toda la capacidad para ser la campeona femenina de WWE más grande de toda la historia. (Foto: WWE)

Ronda Rousey tiene, literalmente, toda la capacidad para ser la campeona femenina de WWE más grande de toda la historia. (Foto: WWE)

Más sobre:

wwe

Por: Antonio Seminario Arevalo

Desde sus orígenes, la lucha libre siempre se trató de entretenimiento. Es una competencia donde el mejor no siempre es el más fuerte o el más habilidoso aplicando llaves de sumisión, si no es quien tiene la suficiente capacidad de dejar "sin palabras" a su público. Y eso está haciendo Ronda Rousey en WWE.

"Rowdy" es una medallista olímpica de yudo. Prácticamente sola erigió una categoría de mujeres en las MMA. Selló de forma perfecta el debut femenino en UFC. Pero cuando abandonó las artes marciales mixtas para practicar lucha libre las dudas y especulaciones empezaron a aparecer, crecer y luego desmoronarse para convertirse en halagos.

En las MMA no tienes que hacer nada más que tu trabajo: Entrenas, te pactan una lucha, cumples con los protocolos de promoción y sales a matar para ganar. No finges nada -tal vez algo de arrogancia o humildad-. Pero en la lucha libre necesitas de contar una historia previamente estructurada y conectar con el público.

Hay muchos buenos ejemplos de grandes talentos que no pasan de ser un luchador de relleno en el gigante WWE. Una atracción que necesita de soportes para vender un personaje completo -como el binomio Lesnar-Heyman- para funcionar en el espectro de "lucha libre de entretenimiento". Y es que para ser una verdadera estrella no solo tienes que luchar con los puños, sino también con la lengua.

John Cena se convirtió en lo que es por su versatilidad para hablar. The Rock es un icono por su carisma y rapidez mental para soltar puyas. Y ambos no eran más que dos sujetos que cumplían con un repertorio limitado superado por muchos otros. Pero ellos han sido los líderes precisamente porque sabían cumplir lo necesario en el ring, pero con una oratoria verbal y kinésica excelentes.

El entretenimiento no solo se rige por la vistosidad de los movimientos de ataque en la lucha libre. Si no por los insultos que se puedan mandar -tan entretenido como una batalla de rap-, los sentimientos que se venden -como en novelas o películas-, y el carácter de alguien que está creciendo como persona o cambiando de actitud -como en la vida misma-.

Las habilidades de Ronda Rousey en el octágono eran evidentes. Su récord de victorias, casi todas por sumisión, eran superlativas. Pero además de eso, se vendió como la 'más mala' porque introdujo un discurso agresivo, corrosivo, de matón, de intento de humillación a sus rivales: algo "ajeno" en las MMA, pero más que necesario en la lucha libre.

Cuando Rousey entró a WWE y debutó en WrestleMania calló muchas bocas. Demostró que tiene la habilidad de adaptar su estilo a la lucha libre, que sabe vender historias dentro de un cuadrilátero, que tiene capacidades histriónicas y tragicómicas para interactuar con su rival. Pero y ¿su personaje?

No necesitó crear nada desde cero. Está siendo lo mismo que hizo en las MMA, pero de forma más predeterminada y bajo una guía. Sabe agredir con su verso. Ya lo hizo contra Nicki Bella y ayer, en Monday Night Raw, su víctima fue una de las clamadas en la actualidad de WWE, Becky Lynch.

"Es fácil ver por qué el público te ama. Te esfuerzas, diste la lucha de tu vida en Evolution. Te respeto. Pero soy la última mujer a la que quieras provocar, porque cuando tu mamá te levantaba para ir a la escuela, yo estaba entrenando rompiendo brazos. Y cuando eras aeromoza, yo triunfaba en las MMA".

Rousey demostró que nunca fue una luchadora de MMA con este tipo de palabras. Está sabiendo vender sus peleas por sí sola y eso solo lo han hecho los grandes campeones de talento innato para la lucha libre.

Por eso, cuando le dice a Lynch "vas a necesitar mucho más que una nueva actitud para vencerme [...] Quizá puedas decir que eres El Hombre, ¡pero yo soy la perra más mala del planeta!" Será mejor que estemos expectantes porque va a dar muchas emociones también fuera de los encordados.

Leer comentarios

Ir a portada